Cómo un pequeño editor indio lleva un mundo de cómics a los lectores tamiles

Un equipo de cuatro personas traduce los cómics italianos, franceses e ingleses a un idioma hablado por 70 millones de personas.
Cómo un pequeño editor indio lleva un mundo de cómics a los lectores tamiles

La ciudad de Sivakasi, cerca del extremo sur de la India, es conocida como un centro de fabricación de fuegos artificiales y cajas de fósforos. Situada a más de 300 millas del interior de la capital del estado de Chennai, Sivakasi no es un lugar particularmente literario. Pero las imprentas son una gran parte de la economía local, y con su ayuda, la ciudad se ha convertido en una inesperada capital del cómic de la India.

Hace medio siglo, un hombre llamado M. Soundrapandian completó un aprendizaje con una empresa que imprimía Chandamama, una revista infantil que se publicó durante 60 años en 13 idiomas. Su lengua materna era el tamil, el idioma oficial del estado de Tamil Nadu. Más de 70 millones de personas lo hablan, lo que lo hace aún más difundido que el italiano, pero muchos cómics populares internacionales no se traducen.

En 1972, Soundrapandian se embarcó en su primera traducción: Irumbakai Mayavi, o La Garra de Acero, un popular cómic semanal del Reino Unido. Resultó que a los lectores tamiles les encantaban las aventuras de un héroe que lucha contra el crimen y que pierde su mano en un accidente de laboratorio y recibe una prótesis de acero. En esa época, los cómics indios se publicaban generalmente en un solo panel, y ocasionalmente ocupaban una o dos páginas en las revistas para niños. Muthu Comics, como se conocía entonces, fue uno de los primeros editores indios en publicar un cómic completo.

M. Soundrapanian (left) receives a plaque at a reader event.

M. Soundrapanian (izquierda) recibe una placa en un evento de lectura. Cortesía de Vijayan Soundrapanian

Cerca de una década después, el hijo de Soundrapadian, Vijayan, se hizo cargo de las operaciones. Apenas había salido de la escuela, pero fue capaz de montar la ola de los cómics que se elevó durante la década de 1980. Viajó a la Feria del Libro de Frankfurt y tuvo la suerte de conocer a grandes editores de Francia, Italia y otros lugares, recuerda, y estaban “fascinados de que un gran país como la India estuviera realmente interesado en probar sus cómics”. (Por supuesto, añade, la popularidad masiva de los cómics en Europa y su atractivo en el pequeño mercado de la India eran tan diferentes como la tiza y el queso).

En el decenio de 1990, la economía de la India se estaba liberalizando, pero las tiendas indias tendían a vender sobre todo cómics de superhéroes, como Superman y Batman, así como clásicos como Tintín y Astérix. Incluso éstos eran caros y, por lo tanto, estaban restringidos a un público mayormente urbano y de habla inglesa. Al traducir cómics bellamente ilustrados a un idioma que era tan ampliamente hablado, y al empaquetarlos en ediciones asequibles, Vijayan se introdujo en un nuevo mercado.

Inicialmente, Muthu publicaba en blanco y negro y cotizaba sus cómics en alrededor de 3 a 5 rupias, o unos pocos centavos cada uno. Sólo hace una década la compañía, que ahora se llama Lion-Muthu Comics, tomó su forma actual. Mientras que los cómics se vendían inicialmente en los quioscos y a través de agentes de ventas, Vijayan introdujo un modelo de suscripción para llegar directamente a sus lectores. Las ferias de libros, que según él son muy populares en Tamil Nadu, son otra forma de impulsar las ventas y construir una relación con sus lectores.

The Italian comic <em>Notturno Newyorkese</em>, which is set in New York City, is translated into Tamil as <em>Nithirai Marantha New York</em>.

El cómic italiano Notturno Newyorkese, que se desarrolla en la ciudad de Nueva York, se traduce al tamil como Nithirai Marantha New York. Deepa Bhasthi

El equipo de traducción de Vijayan incluye cuatro personas: un hablante nativo de italiano, un hablante no nativo de francés, el propio Vijayan, y un viejo amigo de su padre, un hablante nativo de tamil. Los dos primeros traducen cómics italianos y franceses al inglés, y luego Vijayan y el amigo de su padre los traducen al tamil. (El amigo traduce las historias directas al tamil, mientras que Vijayan se ocupa de los temas más difíciles que necesitan investigación y contexto para una audiencia india). Vijayan dice que las sutilezas están condenadas a perderse en el proceso de trabajo entre todos estos idiomas, pero le gusta pensar que como lector de cómics él mismo, es capaz de satisfacer las expectativas de sus lectores.

Una anciana de Tamil Nadu, que prefiere permanecer sin nombre, ha servido como traductora de francés a inglés de Lion-Muthu durante dos décadas. Dice que creció leyendo cómics de Tarzán y Archie, por lo que se considera “muy familiarizada con el lenguaje de los cómics”. Consiguió el trabajo respondiendo a un pequeño anuncio que los editores habían puesto. “Muchas de las historias de vaqueros y detectives son fáciles, he hecho muchas de ellas”, dice. Otras requieren más investigación: “Los cómics franceses usan muchas palabras de maldición y argot, así que uno tiene que conocerlas. Hay que meterse en la mente del escritor para leer entre líneas”. Cuando se traducen cómics, añade, “el idioma al que se traduce debe ser el más fuerte”.

Lion-Muthu Comics ha fomentado una comunidad de lectores que bien podría ser la envidia de las grandes compañías editoriales. Las entradas del blog de Vijayan, que previsualizan los próximos títulos o comparten la historia de fondo de un libro en particular, a menudo atraen cientos de comentarios en los pocos minutos posteriores a su publicación. Estas conversaciones continúan fuera de línea en la Feria del Libro de Erode cada agosto. “La gente ha venido especialmente para esto desde los EE.UU.”, dice Vijayan, incrédulo. “¿Puedes creerlo?” Dice que la aventura de dos días es casi tan festiva como una boda.

<em>Paniyil Oru Piralayam</em> is a translation of a James Bond comic by Warren Ellis and illustrated by Jason Masters.

Paniyil Oru Piralayam es una traducción de un cómic de James Bond de Warren Ellis e ilustrado por Jason Masters. Comics de Lion-Muthu

Hoy en día, el catálogo es una mezcla de títulos para niños, cómics comerciales y géneros como las series de vaqueros y detectives. Está Pistolukku Piriyavidai, o El caballero al que no le gustaban las armas) sobre el debate en torno a la Segunda Enmienda de la Constitución de los EE.UU., y Thanithiru Thanithiru, o el viejo Pa Anderson, sobre las vidas de los negros en el Mississippi de los años 50. Sippaayin Suvadagal, o Les Oublies d’Annam, describe los horrores de la guerra de Vietnam y sus secuelas. “Casi el 70 por ciento de lo que hacemos no está disponible en inglés”, dice Vijayan.

Lion-Muthu Comics sigue manteniendo los precios bajos, para competir con las librerías en línea. Los libros de historietas tienen un precio de unas 80 rupias, o un poco más de un dólar, mientras que una novela gráfica puede costar de cuatro a cinco veces eso. “El número de lectores es muy reducido ahora, no puedo permitirme que se reduzca”, dice Vijayan. La compañía publica unas 55 traducciones al año, con una tirada de 1.500 por cada título.

En la India, dice Vijayan, los cómics todavía se consideran libros para niños: A veces se les llama bombe-book, o “libros de muñecas”. No ayuda que muchos jóvenes ahora hagan su lectura en línea. Pero le satisface el compromiso con su comunidad, y el hecho de llevar al tamil los libros que él mismo ha disfrutado leyendo. En dos años, Lion-Muthu cumplirá 50 años. La compañía ha sobrevivido lo suficiente para servir a generaciones de lectores.