Cuando los chinos americanos fueron culpados por las epidemias del siglo 19, construyeron su propio hospital

El Hospital Chino en San Francisco sigue siendo único.
Cuando los chinos americanos fueron culpados por las epidemias del siglo 19, construyeron su propio hospital

Los primeros inmigrantes chinos de California llegaron en un momento tumultuoso. Desde la década de 1860 hasta principios de 1900, una serie de epidemias, desde la viruela hasta el cólera, desolaron el área de la bahía de San Francisco, y especialmente el barrio chino. Al carecer de investigación científica sobre la transmisión de enfermedades, los funcionarios de salud locales a menudo atribuyeron los brotes a las condiciones de vida en Chinatown y los vicios de sus habitantes. En 1877, el cirujano Hugh Toland dijo a un comité del Congreso que las trabajadoras sexuales chinas causaron el 90 por ciento de los casos de sífilis en la ciudad.

Esta historia hace que el reciente aumento en la discriminación contra los asiáticos, asociado con la pandemia de COVID-19, parezca tremendamente familiar. En 1885, el funcionario de salud de San Francisco declaró a Chinatown una “maldición social, moral y política para la comunidad”. La Junta de Salud propuso medidas draconianas para poner en cuarentena y destruir edificios donde las infecciones se habían extendido, demoliendo muchas empresas y hogares en el proceso. Los funcionarios públicos no solo retrataron a los estadounidenses de origen chino como criadores de enfermedades, sino que también negaron al grupo el acceso a la atención médica, se negaron a financiar servicios esenciales en Chinatown y aumentaron el costo del tratamiento para pacientes chinos en hospitales municipales. Como resultado, los chinos representaron menos del 0.1 por ciento de las admisiones hospitalarias a fines del siglo XIX, según los registros médicos de las instituciones de la ciudad y el condado.

The deserted streets of San Francisco’s Chinatown on April 1. Las calles desiertas del Barrio Chino de San Francisco el 1 de abril. Justin Sullivan / Getty Images

En respuesta, la diáspora china se organizó. Los comerciantes bien conectados de Chinese Six Companie -una federación de asociaciones de ayuda mutua- decidieron autofinanciar su propio hospital. En 1900, el año en que la peste bubónica azotó San Francisco, el Dispensario Tung Wah abrió sus puertas a los residentes del Barrio Chino, convirtiéndose en el primer centro médico chino-americano del territorio continental de los Estados Unidos.

Laureen Hom, profesora de ciencias políticas en CalPoly Pomona, escribió un estudio de caso sobre los orígenes del Dispensario. Atlas Obscura le preguntó sobre la larga historia de discriminación y compromiso cívico en los enclaves chinos, y cómo resuenan en la época del nuevo coronavirus.

Early officers of San Francisco’s Six Companies in traditional Qing dress, pictured around 1900.

Los primeros oficiales de las Seis Compañías de San Francisco en traje tradicional Qing, fotografiado alrededor de 1900.

Después del terremoto de 1906 que devastó la mayor parte del Barrio Chino, la asociación comenzó el proceso de reconstrucción de la comunidad. Querían proporcionar mejores instalaciones de salud y más atención, para asegurarse de que el Hospital Chino evolucionara respecto al Dispensario. Cuando abrió sus puertas en 1925, la época era todavía de exclusión, y la construcción de un hospital en el Barrio Chino fue una declaración simbólica muy importante. En esa época, los inmigrantes chinos eran vistos como “pájaros de paso”, no como una presencia permanente en el país. La creación de cualquier tipo de institución es una forma de afirmar la presencia. También demostró que los chinos se consideraban americanos.

The Chinese Hospital in 1975. El Hospital Chino en 1975. [ Cortesía del Hospital Chino de San Francisco ](https://www.chinesehospital-sf.org/new-hospital" target="_blank" rel=“nofollow noopener noreferrer)

Las ansiedades económicas llevaron a políticas xenófobas para detener la inmigración. La Ley de Exclusión de Chinos de 1882 hizo a los inmigrantes chinos inelegibles para la ciudadanía. No fueron vistos como merecedores de recursos y servicios. Los chivos expiatorios médicos surgieron de esta mezcla de racismo explícito y de explotación de su falta de estatus legal y social como no ciudadanos. Debido a su exclusión racial, los chinos tuvieron que vivir en el centro de la ciudad, cerca del núcleo industrial, que ya estaba sucio y privado de los servicios básicos. La exclusión y el abandono alimentaron entonces la creencia de que los chinos eran bárbaros e insalubres, y probablemente portadores de enfermedades.

También ha habido más agencias de servicios sociales en Chinatowns desde que llegó el dispensario Tung Wah. Los Ángeles cuenta con la Alianza de Ciudadanos Chino-Americanos, Nueva York tiene Comité de Americanos Asiáticos para la Igualdad contra la Violencia Asiática. Son organizaciones sin fines de lucro que tienen la sensibilidad cultural de servir.

The Jackson Street entrance to the Chinese Hospital today. La ​​entrada de Jackson Street al Hospital Chino hoy.

Los barrios chinos no han reportado tasas inusualmente altas de COVID-19, pero los restaurantes y tiendas se vaciaron mucho antes de que se ordenara a las personas quedarse en casa . ¿Ves una conexión entre el sentimiento histórico anti-chino y las recientes reacciones al coronavirus?

Los barrios chinos todavía tienen una gran población de clase trabajadora. Cuando veo la falta de casos, también pienso en la falta de pruebas y acceso a la atención médica. ¿Estas regiones de alta pobreza tienen clínicas que brindan servicios básicos? Creo que es indicativo de un problema estructural más grande. Incluso en los barrios chinos más nuevos como Flushing, Queens, o los barrios chinos suburbanos como Irvine, California, el negocio se ha desacelerado. Tiene mucho que ver con la asociación negativa que las personas tienen con Chinatown. Hubo mucha información errónea, y nuestro gobierno no hizo un trabajo lo suficientemente bueno aclarando eso.

La composición de la diáspora china ha cambiado dramáticamente desde el siglo XIX. Muchos son jóvenes y nacidos en América, y más abiertos a las injusticias. Pero muchos no viven o se sienten muy conectados con el Barrio Chino. ¿Podrían aprender de las lecciones de Six Companies y los enclaves chinos del pasado?

Estas asociaciones reflejan una historia de inmigrantes más antigua. Los barrios chinos son viejos, cantoneses. Desde 1965 [con la aprobación de la Ley de Inmigración y Nacionalidad], los inmigrantes chinos se han vuelto más diversos y educados. Estos grupos han perdido su papel original y se han convertido en instituciones culturales más simbólicas. Representan una herencia. La preocupación en Chinatown ahora es sobre el cambio generacional y tener una nueva era de liderazgo. Con los jóvenes, es importante conocer la historia asiático-estadounidense y la historia de la organización de las asociaciones. Ese conocimiento da forma a cómo quiere participar políticamente. Muestra que estás conectado a una historia social colectiva, incluso si no es la tuya.