El cuadro de la telaraña en Chester, Inglaterra

No es sorprendente que siendo el centro del culto cristiano en la ciudad desde 1283, la Catedral de Chester tiene muchas representaciones de Cristo y la Virgen María. La catedral tiene más de 700 años, así que uno esperaría ver una telaraña o dos. Sin embargo, la Catedral de Chester es el hogar de un conjunto de telarañas que en realidad constituyen una rara pieza de arte. Es el único cuadro de telaraña en el Reino Unido y es uno de los pocos que aún existen.
El cuadro de la telaraña en Chester, Inglaterra

No es sorprendente que siendo el centro del culto cristiano en la ciudad desde 1283, la Catedral de Chester tiene muchas representaciones de Cristo y la Virgen María. La catedral tiene más de 700 años, así que uno esperaría ver una telaraña o dos. Sin embargo, la Catedral de Chester es el hogar de un conjunto de telarañas que en realidad constituyen una rara pieza de arte. Es el único cuadro de telaraña en el Reino Unido y es uno de los pocos que aún existen.

El arte de la pintura de telarañas, o gosamer, implica recoger, limpiar, y luego poner en capas las excreciones sedosas de los insectos que tejen telarañas como arañas y orugas, para formar un lienzo. El gran número de telarañas necesarias para construir un solo lienzo significaba que se empleaba a la gente sólo para recogerlas.

El ejemplo de la catedral de Chester representa a un niño Jesús en los brazos de su madre, la Virgen María. Fue pintado minuciosamente en un frágil lienzo de un capullo de seda de una oruga de polilla. El capullo tenía que ser desenredado en hilos pegajosos y limpiado de partes de insectos y excrementos antes de ser presionado en un marco y endurecido con un pincel de leche.

La moda de la pintura de telarañas parece haber comenzado en la Austria del siglo XVI, específicamente en los Alpes Tiroleses donde los monasterios y conventos producían estas micro obras maestras meticulosas. Se cree que la pintura de la Catedral de Chester es del siglo XIX y es una de las pocas que han sobrevivido a los tiempos.