El taxidermista negro que hizo historia en el FieldMuseum de Chicago

A new exhibit celebrates the life and work of Carl Cotton.
El taxidermista negro que hizo historia en el FieldMuseum de Chicago

En una grandiosa película de los años 50 del Museo de Historia Natural de Chicago, un hombre lava con ternura los restos de un pájaro tejedor. El pájaro está muerto, pero el acto es tierno. Lo seca con aire comprimido, lo rellena y lo monta con alambre en el diorama del museo de las aves de los pantanos africanos. La película muestra a un número de personas trabajando en el diorama; todos son blancos, excepto el hombre que rellena los pájaros. Se llama Carl Cotton, y fue el primer taxidermista afroamericano que trabajó en el Museo de Campo. Durante casi 25 años, hasta su muerte en 1971, Cotton ayudó a inmortalizar muchos de los animales que actualmente se exhiben en el museo.

Cotton se ha convertido ahora en el tema de una exposición en su antiguo lugar de trabajo, A Natural Talent: La Taxidermia de Carl Cotton, que está abierta hasta el 4 de octubre de 2020. “La exposición muestra la historia humana detrás de las exhibiciones que han estado aquí por décadas y décadas”, dice Kate Golembiewski, comunicadora científica del Museo de Campo. “Es asombroso poder mostrar a una persona que rompió el molde y causó un impacto tan grande en el museo”. Tori Lee, una promotora de la exposición en el museo, quien curó la exhibición, añade, “Carl era único en su habilidad para hacer todo bien”.

La semilla de la exposición fue plantada cuando Reda Brooks, una coordinadora de presupuesto en el departamento de exposiciones del museo, comenzó a buscar en los archivos historias para destacar durante el Mes de la Historia Negra, que el museo nunca antes había celebrado oficialmente. En el libro del 125 aniversario del museo, ella notó una foto de Cotton preparando el diorama del pantano del Nilo. “Reda me mostró la foto y ambos quedamos sorprendidos”, dice Lee. “Me considero una musa”, bromea Brooks.

Lee trabajó con Mark Alvey, el gerente de comunicaciones académicas del museo, para reunir toda la información que pudieron encontrar sobre Cotton. “Mucha gente había visto fotos de él en los archivos a lo largo de los años, pero nadie sabía mucho sobre cómo llegó a trabajar aquí”, dice Lee. El dúo buscó en Ancestry.com y en los obituarios locales cualquier rastro de Cotton, y el equipo de medios sociales del museo invitó al público a compartir historias sobre Cotton. Pronto, varios amigos y familiares de Cotton se acercaron a él, y un retrato de su vida comenzó a tomar forma.

Cotton nació en 1918 y creció en el Parque Washington, en el South Side de Chicago. Empezó a practicar la taxidermia a una edad temprana y se ejercitó con ardillas, pájaros y amas de casa que habían fallecido, según una entrevista en vídeo con el amigo de la infancia de Cotton, el historiador y activista de los derechos civiles Timuel Black, que se reproduce en bucle en la exposición. Visitó el Museo de Campo por primera vez en una excursión escolar, dice Brooks. Cotton trabajó como taquígrafo y sirvió en la Marina de los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, pero la taxidermia siguió siendo la pasión de su vida.

Cuando Cotton solicitó por primera vez un trabajo de taxidermia en el museo en 1940, fue rechazado. “El director del museo respondió y dijo: ‘Si quieres ser un conservador aquí, tienes que tener un doctorado, tienes que darte a conocer en el campo’”, dice Lee. Cuando Cotton se acercó de nuevo en 1947, dejó clara su pasión y también se ofreció a trabajar gratis. “Mi ambición es… no hacer sólo la taxidermia ‘promedio’, sino hacer un trabajo comparable al de Carl Akeley, Leon Pray, Leon Walters y otros artistas”, escribió Cotton, refiriéndose a los grandes taxidermistas del museo. El Museo de Campo contrató a Cotton a tiempo parcial en la división de anatomía de vertebrados, donde Cotton hizo trabajos de gruñidos limpiando esqueletos y preparando pieles. Fue ascendido a tiempo completo sólo un mes después.

image 20

Cotton, frente a una exposición sobre la hibridación. El Museo del Campo

Lee vio el video de Cotton preparando las aves del pantano muchas veces mientras investigaba la exposición. “Es un video increíble de él trabajando, pero no hay sonido y no lo oyes en absoluto”, dice. “Lo hizo una especie de figura silenciosa para mí”. Cuando leyó la carta de 1947 de Carl, no pudo evitar llorar. “De repente se convirtió en una persona con voz, que realmente se preocupaba por lo que hacía y quería mejorar”, dice Lee, añadiendo que la carta le recordaba su propia solicitud para trabajar en el museo.

Cotton subió rápidamente por las filas, dice Lee. Trabajó principalmente con aves, desarrollando una exposición sobre la coloración adaptativa y rehaciendo gran parte del salón de las aves, pero pronto fue llamado para trabajar en los reptiles y peces más difíciles, así como para reparar los mamíferos más grandes que habían sido taxidermizados por Carl Akeley. Cotton también desarrolló nuevas formas experimentales de taxidermia para animales con piel sin pelo: Por ejemplo, replicó una tortuga mordedora de acetato de celulosa. Era hábil en la elaboración de plantas, como las almohadillas de lirios en el diorama del pantano del Nilo. “Fue más allá de lo que la típica taxidermia estaba haciendo en ese momento”, dice Lee.

Mientras investigaba la exposición, Lee pudo identificar varios de los especímenes de taxidermia de Cotton que estaban dispersos por el museo sin etiquetas. Un espécimen, un avetoro marrón que se esconde entre los juncos marrones de la hierba, había estado sentado en un aula que Lee utiliza con frecuencia. Ahora, todos los especímenes conocidos de Cotton que se exhiben se atribuyen a su creador, dice Golembiewski. La obra más famosa de Cotton, Aves de pantano del Alto Nilo, permanece en exhibición permanente. “Es una de las piezas más famosas e icónicas del museo”, dice Brooks.

image 1 1 2

Aves de pantano del Alto Nilo. El Museo de Campo

Esta retrospectiva marca la primera muestra que Lee ha curado en el Museo de Campo. “Técnicamente no soy una curador, y hacer esta muestra está fuera de la descripción de mi trabajo”, dice. “Fue una labor de amor”. Aunque el personal del Museo de Campo se ha diversificado desde los días de Cotton, Lee dice que todavía hay barreras institucionales para la entrada de posibles conservadores de color, incluyendo el doctorado que se esperaba de Cotton hace tantos años. “Es por eso que lugares como el departamento de exposiciones son más diversos que el departamento de curaduría”, dice.

Cuando se fundó el Museo de Campo en 1921, perpetuó el colonialismo y el racismo científico sobre el que se construyó la historia natural. “Típicamente la gente de color era la gente que se exhibía en el Museo Field, vista como otros, gente a la que mirar y estudiar y examinar, y no como científicos y no investigadores por derecho propio”, dice Lee. Razas de la Humanidad, una exposición de 1933 que encargó 104 esculturas de bronce de personas de todo el mundo, “dibujó conexiones abiertas entre la raza, la biología y la jerarquía, haciendo del racismo científico un marco primario para la exposición”, escribe Lucia Procopio en “Curating Racism”: Understanding Field Museum Physical Anthropology from 1893 to 1969", publicado en The Museum Scholar en 2019. La exposición permaneció hasta 1969, que incluyó 23 años de permanencia de Cotton en el museo.

Como muchos otros museos de historia natural, el Field Museum ha comenzado a contar con esta fea historia. En 2016, el museo inauguró una nueva exposición que contextualizaba la historia racista de las esculturas e identificaba muchos temas sin nombrar. En octubre de 2018, el museo anunció un rediseño de tres años de su Salón de los Nativos de América del Norte, que se inauguró originalmente en el decenio de 1950 con el nombre de Indios antes de Colón. La nueva exposición, que se inaugurará en el otoño de 2021, representa una colaboración entre los conservadores del museo y la comunidad nativa de Chicago. El museo está situado en la tierra tradicional de los pueblos ojibwe, odawa y potawatomi.

image 2 3

Cotton, con sus pájaros de pantano. El Museo del Campo

Lee duda en llamar a Cotton el primer taxidermista negro de Chicago, aunque no ha encontrado ningún otro todavía. No sabe si Cotton conocía a otros taxidermistas de color, como John Edmonstone, un negro anteriormente esclavizado que enseñó a Charles Darwin a taxidermizar pájaros. Lee espera que su historia resuene entre los habitantes de Chicago y que inspire al museo a contar más historias sobre la gente de la diáspora africana. “Creció aquí, se crió aquí y su familia sigue en la zona”, dice. “Se sentía como una buena historia que en cierto modo no tenía complicaciones en su bondad, sobre un buen tipo que amaba su trabajo y seguía sus sueños”.

Lee trabaja en el cuarto piso, que es el mismo piso donde Cotton trabajó una vez. Hoy en día, reconoce los especímenes de aves preparados por Cotton que se exhiben en salas de conferencias y áreas comunes donde ella y Brooks almuerzan. “A veces cuando trabajas en un lugar que es muy antiguo, te olvidas de cuánta gente ha caminado por estos pasillos”, dice Lee. “Se siente como si hubiera estado aquí el otro día”.