Haneda Ōtorii en la ciudad de Ota, Japón

Establecido en 1804, un santuario con el nombre de Santuario Anamori Inari se encontraba originalmente en la parte oeste de lo que hoy es el aeropuerto de Haneda. Su principal objeto de culto era Toyoukebime, diosa de la agricultura, que estaba sincretizada con Inari Ōkami, la deidad de la fertilidad (kami). Después de que se descubrieran fuentes termales justo delante de ella, el santuario se hizo bastante popular desde finales del siglo XIX hasta principios del XX.
Haneda Ōtorii en la ciudad de Ota, Japón

Establecido en 1804, un santuario con el nombre de Santuario Anamori Inari se encontraba originalmente en la parte oeste de lo que hoy es el aeropuerto de Haneda. Su principal objeto de culto era Toyoukebime, diosa de la agricultura, que estaba sincretizada con Inari Ōkami, la deidad de la fertilidad (kami). Después de que se descubrieran fuentes termales justo delante de ella, el santuario se hizo bastante popular desde finales del siglo XIX hasta principios del XX.

Durante la Aliada ocupación de Japón después de la Segunda Guerra Mundial, el general Douglas MacArthur tomó el control del aeródromo de Haneda, construido originalmente en 1931. Lo convirtió en la Base Aérea del Ejército de Haneda, pero la base era demasiado pequeña para el ejército de los Estados Unidos. Expandió la base aérea y obligó a miles de personas que vivían en la zona oeste de la base a abandonar sus hogares en 48 horas.

Los trabajos de construcción comenzaron en noviembre de 1945 y se completaron en junio de 1946. El Santuario Anamori Inari se trasladó a su ubicación actual, pero sus torii rojos, construidos alrededor de los años 1920-1930, permanecieron en el borde de la base aérea. En la arquitectura tradicional japonesa, un torii es una puerta en arco que se encuentra a la entrada de un santuario sintoísta, y que representa simbólicamente el portal al reino sagrado de los dioses.

Según el libro de historia publicado por el Grupo Keikyu, cuando los trabajadores intentaron derribar la puerta torii de Anamori Inari, la cuerda se rompió, hiriendo a los trabajadores y la demolición fue temporalmente cancelada. Poco después de reanudar el trabajo, el director de la construcción murió repentinamente de una enfermedad. Los trabajadores japoneses se horrorizaron al creer que la estructura estaba maldita. Eventualmente, su remoción fue cancelada.

Otra teoría dice que los torii fueron dejados allí como un acto de desafío, ya que muchas personas que fueron desalojadas del área fueron contratadas como parte del equipo de construcción.

Durante los años 90, se planificó una expansión del Aeropuerto de Haneda y finalmente se estableció que los torii serían retirados del lugar. En 1999, se decidió que los torii debían ser reubicados, no demolidos. Los trabajos de reubicación tuvieron lugar en un día soleado, pero como si la “maldición” continuara, de repente empezó a hacer viento y a llover. Sin embargo, después de dos días de trabajo, tuvo éxito. Finalmente fue reubicado en Tenkūbashi, en el extremo más alejado de la zona de Haneda. x