Investigando los secretos del universo desde lo profundo de laDesierto australiano

El calor extremo, las hormigas y los teléfonos celulares perdidos son grandes preocupaciones.
Investigando los secretos del universo desde lo profundo de laDesierto australiano

El radiotelescopio más grande del mundo, al menos parte de él, está en construcción en el interior de Australia, a casi 200 millas de la ya remota ciudad de Geraldton, en la costa oeste. Pero este no es el tipo de telescopio con el que la mayoría de la gente está familiarizada. No hay lentes o cúpulas, sino un mosaico de antenas delgadas, dispuestas en grupos de 16 y colocadas en grandes azulejos plantados en el suelo del desierto. Algunas partes de la instalación parecen un bosquecillo de árboles metálicos esqueléticos. Desde arriba, todo se asemeja a una constelación de partes del puente, todas conectadas con gruesos cables negros. La instalación es parte de Australia en un proyecto internacional multimillonario para acumular la entrada de cientos de miles de antenas de radio, dispersas, en total, en un millón de metros cuadrados. De ahí el nombre del proyecto: la Matriz de kilómetros cuadrados (SKA).

Hay pocos lugares en la Tierra mejores para escuchar los sutiles murmullos del universo que la Australia rural profunda, lejos de las fuentes de interferencia que vienen con personas, carreteras y ciudades. (Otra parte principal del SKA se encuentra en el desierto de Karoo de Sudáfrica, y otras piezas son similares aisladas en otros 11 países). Pero esta tranquilidad electromagnética tiene un precio: los desafíos de un entorno desértico hostil y sus habitantes, que parecen ansioso por impedir las investigaciones interestelares.

La parte del SKA en el interior se llama Observatorio de Radioastronomía de Murchison, o MRO, y está compuesta por un par de arreglos distintos de instrumentos. En medio de matorrales y bungarras, grandes lagartos del desierto, el MRO está, entre otras cosas, escuchando evidencia de un tiempo, llamado épicamente la Época de la reionización, dentro de los primeros mil millones de años después del Big Bang. Fue cuando las galaxias y los cuásares comenzaron a formarse por primera vez, reapareció la luz después de millones de años de oscuridad y surgió el cosmos tal como lo reconocemos hoy. Podemos sentir ecos de esta época, hace 13 mil millones de años, si prestamos suficiente atención.

“Obviamente sabemos que las estrellas tuvieron que formarse en algún momento, pero no sabemos exactamente cuándo”, dice Melanie Johnston-Hollitt, directora del Murchison Widefield Array, parte del MRO. * “Está en algún lugar entre 400 y 700 millones de años después del Big Bang “.

A diferencia de un telescopio óptico que busca ondas electromagnéticas en el espectro visible, el observatorio es sensible a las ondas de radio, que tienen longitudes de onda mucho más grandes. “Eso es una gran cosa sobre la radioastronomía”, dice Mia Walker, una ingeniera de la matriz. “No tienes que esperar hasta que el cielo se oscurezca antes de poder hacer algún trabajo”.

Al igual que la luz del sol hace que sea imposible ver las estrellas durante el día, un radiotelescopio no puede detectar nada a menos que esté aislado de otras fuentes de ondas de radio, lo que significa que debe estar lejos de casi en todos lados. E incluso una vez que los investigadores han encontrado un lugar libre de señales de AM y FM, comunicaciones inalámbricas y más, siempre es un desafío mantenerlo así.

“El MRO es especial porque se conserva como una zona silenciosa de radio”, dice Johnston-Hollitt. “El observatorio en sí es de 127 kilómetros cuadrados [50 millas cuadradas] y está protegido por la ley australiana de las transmisiones de radio”.

Y es por eso que a la mayoría de los humanos se les prohíbe acercarse. Somos ruidosos y los dispositivos electrónicos en nuestros bolsillos emiten constantemente ondas de radio, los pings de nuestros teléfonos celulares mientras buscan una señal. Tratar de sentir el residuo del universo primitivo mientras lleva un teléfono celular es como tratar de escuchar los pasos de un mouse junto al lanzamiento de un cohete. Por esa razón, dice Johnston-Hollitt, el público (y solo 300 miembros) pueden visitar el sitio, un fin de semana cada dos años.

Lo importante, mantener alejados a los humanos, ha demostrado ser la parte fácil. Los científicos, ingenieros, personal de operaciones y contratistas del sitio también tienen que lidiar con un grupo de bestias. Algunos son pequeños, algunos son grandes, y muchos parecen tener un interés íntimo y personal en sabotear los instrumentos de sondeo del cosmos.

“Las hormigas aman la electricidad y pueden cortocircuitar la electrónica en nuestras antenas, los montículos de termitas pueden crecer alrededor de nuestras antenas, pueden tener esas, los canguros han pateado nuestro hardware antes, y los perros salvajes pueden sentir curiosidad por nuestro equipo también “, dice Walker. “Recuerdo haber visto huellas de patas de cachorro en un panel solar”.

Las hormigas plantean un problema particular. Su tamaño permite más estragos eléctricos que los otros animales, incluso los canguros que pueden patear. “Se arrastran hacia las pequeñas placas de circuitos dentro de nuestras antenas y sus cuerpos son lo suficientemente pequeños y conductores como para cerrar las brechas entre las partes del circuito, lo que puede hacer que las cosas se acorten y fallen”, dice. “¡Realmente molesto cuando tienes que caminar dos kilómetros hacia el desierto para cambiar la electrónica por las hormigas!”

Los lagartos gigantes, que pueden crecer más de cuatro pies de largo, son menos problemáticos. “Las bungarras son inofensivas, y todas se llaman” Steve “, dice Walker. “La broma es que todos son el mismo Steve, la misma bungarra. Una vez, “Steve” obviamente estaba embarazada, por lo que se convirtió temporalmente en “Stevette”.

Incluso teniendo en cuenta los humanos y los animales, el mayor obstáculo para el funcionamiento continuo del radiotelescopio es el desierto mismo.

“La fauna a veces es un problema, como con cualquier sitio remoto, pero en términos de cosas de las que tenemos que proteger el telescopio, el clima es probablemente el más importante”, dice Johnston-Hollitt, citando rayos, escorrentía de agua, calor extremo y radiación ultravioleta, que puede desintegrar los componentes por sí solo.

El tiempo profundo dirá si la frecuencia de detección en el MRO vale la pena y proporciona más detalles sobre el momento, técnicamente durando cientos de millones de años, cuando el universo comenzó a parecerse a la extensión gigante de maravilla y nada que conocemos hoy. Pero en medio de las perturbaciones —humanas, animales, climatológicas— los científicos persisten, sus oídos e instrumentos abiertos a las sacudidas del cosmos.

* Corrección: La versión original de esta historia identificó a Johnston-Hollitt como director del MRO. Ella es directora de Murchison Widefield Array dentro del observatorio.