Jamil's Steakhouse en Tulsa, Oklahoma

Nada habla más de la visión estadounidense de la diversidad que la salsa barbacoa condimentada con za’atar que obtendrás con tus brochetas de carne recién salidas de la parrilla en Jamil’s Steakhouse en Tulsa. Las sugerencias del Levante en el menú aquí creen en un fenómeno estatal, una historia de migración inesperada y establecimientos de sincretismo cultural que han durado más de un siglo. De más de media docena de asadores libaneses en Tulsa que se abrieron durante el siglo XX, solo quedan los restos de Jamil.
Jamil's Steakhouse en Tulsa, Oklahoma

Nada habla más de la visión estadounidense de la diversidad que la salsa barbacoa condimentada con za’atar que obtendrás con tus brochetas de carne recién salidas de la parrilla en Jamil’s Steakhouse en Tulsa. Las sugerencias del Levante en el menú aquí creen en un fenómeno estatal, una historia de migración inesperada y establecimientos de sincretismo cultural que han durado más de un siglo. De más de media docena de asadores libaneses en Tulsa que se abrieron durante el siglo XX, solo quedan los restos de Jamil.

Había una comunidad libanesa robusta en Oklahoma antes de que se declarara un estado. Los aproximadamente 100 inmigrantes libaneses que trabajaban en los campos petroleros que rodeaban Tulsa en 1900 aumentaron a 700 en 1920 a medida que los empleos comerciales estaban disponibles en ciudades recientemente desarrolladas en toda la región. La mayoría provenía de una o dos aldeas vecinas en el viejo país y mantenía una comunidad muy unida una vez en los Estados Unidos. En 1950, se dice, se podía escuchar el árabe hablado en las calles.

Después de que uno de sus compatriotas abriera un exitoso club nocturno en la ciudad que atraía a magnates petroleros adinerados y, a su vez, las celebridades del día, Jamil “Jim” Elias abrió el buque insignia Jamil’s Steakhouse. Elias susurró especias libanesas en los sabores dulces y ahumados de la comida clásica del asador de Oklahoma mientras ofrecía pita, hummus y tabulé como acompañamientos. En un momento en que el licor por la bebida estaba prohibido en el estado, Jamil’s silenciosamente sirvió “licor por el guiño”, se dice. Conocidos se enteraron del éxito de Elias, y pronto hubo siete asadores libaneses en toda la ciudad.

Entre el servicio afable y la hospitalidad caracterizada por la difusión de aperitivos gratuitos otorgados a cada cliente, el asador acogió a grandes nombres como Mickey Mantle, Ray Charles, Muhammad Ali y Jim Carrey a lo largo de los años.

Si bien la expansión de la I-44 desplazó a Jamil a un lugar a una milla más adelante, no ha cambiado mucho en el asador hoy en día, incluso gran parte del personal (es decir, Robert Jones, que ha estado trabajando allí por más de 65 años) permanece con el establecimiento. Mientras que otros asadores libaneses de la ciudad quedaron en el camino con la avalancha de alternativas corporativas, Jamil sobrevivió con un excelente servicio y filetes de corte grueso.

La historia de Jamil está inmortalizada y enmarcada a través de las paredes, salpicada por una decoración funky y vintage. Los clientes aún son recibidos con una generosa variedad de aperitivos gratuitos que incluyen crudite, galletas saladas y encurtidos para calentarlo para el evento principal, ya sea una gran porción de carne de res, cerdo, langosta o salmón, todo con la firma de Jamil horneado envuelto en papel de aluminio. patata. Lo único que ha cambiado es que ya no tienes que ser tan reservado sobre tu orden de bebidas.