‘La Pasionaria’ en Glasgow, Escocia

Con los brazos extendidos desafiantemente, la cara levantada hacia el cielo, la figura de La Pasionaria se cierne sobre las orillas del río Clyde en el centro Glasgow . La Pasionaria ”(“ La flor de la pasión ”) era el seudónimo de Dolores Ibárruri, una política republicana española, comunista y prominente propagandista antifascista durante la Guerra Civil española de 1936 a 1939. La Pasionaria sirvió de inspiración para el escultor Arthur Dooley en 1974, cuando la Asociación Internacional de Brigadas de Glasgow le encargó crear un monumento a los ciudadanos británicos que sirvieron en las brigadas durante la guerra.
La tumba de Sir Thomas Lipton en Glasgow
La tumba de Sir Thomas Lipton en Glasgow

Con los brazos extendidos desafiantemente, la cara levantada hacia el cielo, la figura de La Pasionaria se cierne sobre las orillas del río Clyde en el centro
Glasgow . La Pasionaria ”(“ La flor de la pasión ”) era el seudónimo de Dolores Ibárruri, una política republicana española, comunista y prominente propagandista antifascista durante la Guerra Civil española de 1936 a 1939.

La Pasionaria sirvió de inspiración para el escultor Arthur Dooley en 1974, cuando la Asociación Internacional de Brigadas de Glasgow le encargó crear un monumento a los ciudadanos británicos que sirvieron en las brigadas durante la guerra. Las brigadas estaban compuestas por voluntarios de toda Europa que vinieron a
España para ayudar en la lucha contra una insurgencia fascista. Cientos de voluntarios de Gran Bretaña murieron en el conflicto, todos tristemente en vano cuando los fascistas subieron al poder bajo el liderazgo de Francisco Franco. Fue Ibárruri quien dio un sincero discurso de despedida a los combatientes extranjeros que partieron cuando la derrota de las fuerzas fascistas se hizo inevitable.

Varios sindicatos y simpatizantes del movimiento obrero financiaron el monumento, con Dooley inicialmente imaginando una magnífica estatua de bronce de La Pasionaria. Desafortunadamente, no se recaudó suficiente dinero y tuvo que recurrir a los materiales menos ilustres de chatarra y fibra de vidrio.

El plan para crear un monumento utilizando la imagen abiertamente comunista de La Pasionaria en un pedestal de nueve pies de altura fue visto como polémico y provocativo en algunos sectores. Varios consejeros del partido conservador intentaron bloquear el movimiento y prometieron derribar la estatua si alguna vez tomaron el control general del Ayuntamiento de Glasgow. En palabras de un concejal, Ibárruri era un “viejo bruto venenoso” y un “criminal de guerra comunista notorio”.

A pesar de la oposición, la estatua fue completada y erigida en diciembre de 1979. La presentación fue un asunto en gran medida discreto al que asistieron varios representantes políticos y sindicales junto con varios veteranos de la Brigada Internacional. Ibárruri envió un telegrama agradeciendo a los involucrados en la construcción de la estatua, señalando que se sentía profundamente honrada.

En cuanto al destino final de Ibárruri, después de que España cayó ante las fuerzas fascistas, vivió en el exilio en
Moscú durante casi 40 años. No fue sino hasta 1977, dos años después de la muerte del general Franco, que ella pudo regresar. Después de su regreso a casa, fue brevemente reelegida al parlamento a la edad de 81 años. Permaneció políticamente activa hasta su muerte en 1989, cuando tenía 93 años. Vocal y activa hasta el final, sin duda estuvo a la altura de la cita que ahora adorna su estatua: “Mejor morir de pie que vivir de rodillas para siempre”.

Total
0
Shares