Las acogedoras habitaciones en Pendleton, Oregon

En 1928, Stella Darby abrió su propio burdel, las habitaciones acogedoras, cuando todavía tenía 20 años. En la ciudad sin ley de Pendleton, en el salvaje oeste, Oregón , lleno de salones, guaridas de opio y burdeles, ser tan respetado era una hazaña. Situado en el bullicioso centro de la ciudad, las acogedoras habitaciones eran el burdel favorito de la ruidosa ciudad hasta que cerró en 1967. Darby era una señora poco común.
Las acogedoras habitaciones en Pendleton, Oregon

En 1928, Stella Darby abrió su propio burdel, las habitaciones acogedoras, cuando todavía tenía 20 años. En la ciudad sin ley de Pendleton, en el salvaje oeste, Oregón , lleno de salones, guaridas de opio y burdeles, ser tan respetado era una hazaña. Situado en el bullicioso centro de la ciudad, las acogedoras habitaciones eran el burdel favorito de la ruidosa ciudad hasta que cerró en 1967.

Darby era una señora poco común. Nunca una trabajadora sexual, alentó a las mujeres que trabajaban para ella a que recibieran educación, ahorraran dinero y aprendieran a etiquetarse para poder llegar a las estaciones sociales más altas. Darby ganó con éxito numerosas peleas con líderes hipócritas de la ciudad durante décadas, y su negocio sobrevivió mientras que otros fueron cerrados.

Hoy, puedes visitar su burdel a través de Pendleton Underground Tours, y ver recordatorios conmovedores de las mujeres reales que trabajaron en la profesión exigente y a menudo peligrosa. Siéntate en la capilla del burdel, entra en la habitación de una chica trabajadora y entra por la despensa. Una vez que salgas, puedes tomar una foto con la propia Stella Darby. en forma de estatua de bronce con orgullo fuera de su burdel.