Las mujeres aventureras de la era del los mares, en sus propias palabras

Respondiendo a la llamada del mar.
¿Por qué una sección de Auschwitz era conocida como “México”?
¿Por qué una sección de Auschwitz era conocida como “México”?

“¡La vida es demasiado corta! Yo quería alegrarlo lo más posible, y nunca me arrepentiré de la decisión que tomé. Mientras que hubiera actuado de manera diferente, no me arrepentiría más ”. Estas palabras fueron escritas por Rose de Freycinet, una mujer de Francia, en su diario, y la“ decisión ”fue disfrazarse de hombre para viajar por el mundo. a bordo de la corbeta francesa Uranie en 1817. Naufragio, escándalo y nostalgia acecharon a De Freycinet durante su gira mundial, todo documentado en su diario, Mémoires , ahora guardado en la Biblioteca Estatal de Nueva Gales del Sur, en Sydney, Australia.
Las historias de viajes por mar, especialmente relatos en primera persona, son una fuente de fascinación duradera, llena de descubrimientos, resistencia, supervivencia y personajes más grandes que la vida, generalmente hombres. En The Sea Journal: Seafarers ‘Sketchbooks , el historiador Huw Lewis-Jones recoge diarios, cartas y dibujos, realizados en el mar, “como si estuviese curando una especie de exposición global de obras de arte raras y materiales personales”. dice. “Pero, por supuesto, esto solo es posible donde sobreviven diarios, diarios y cuadernos de bocetos”. Entre ellos se encuentran las historias raras pero convincentes de las mujeres que soportaron las dificultades de la vida en el mar: de Freycinet y su predecesora, la botánica Jeanne Baret. ; La esposa del capitán de ballenas Nantucket, Susan Veeder; y la aristocrática viajera inglesa Annie Brassey. “Se enfrentaron a los mismos desafíos que los hombres”, dice Lewis-Jones, “y algo más”
An illustration of Rose de Freycinet’s visit to Timor, in Indonesia, 1818.
De Freycinet tenía solo 23 años años cuando llegó al puerto de Toulon, con la intención de unirse a un viaje científico de tres años al Pacífico con su esposo, el Capitán Louis de Freycinet. Con Charles como conspirador, se vistió de hombre para comenzar el viaje (aunque pronto fue descubierta), y se convirtió en la primera mujer en documentar una circunnavegación del mundo. Su diario revela una perspectiva rara sobre la Era de la vela. Lewis-Jones dice que los viajeros por mar mantenían diarios por muchas razones diferentes: “navegación, registro de costas, mantener ocupada la mente y el alma, superar el miedo, tanto como el aburrimiento”. De Freycinet escribió su diario como una serie de cartas a una amiga, Caroline . Ella escribió como un medio de escape tanto de la extensión infinita del mar como de los estrechos confines del claustro a bordo que la mantenían separada de la tripulación masculina. “Me dijiste que querías acompañarme a todas partes”, escribió, “por lo tanto, no tengo más remedio que aburrirte un poco cada vez que yo misma no me estoy divirtiendo mucho”.
La vida en el mar se refleja en sus diarios: largos períodos sin incidentes marcados por momentos de actividad repentina y pánico. En 1820, después de dos años en el mar, las inclemencias del tiempo se desvanecieron Uranie y lo arrastraron hacia la costa rocosa de las Islas Malvinas, frente a la costa sudamericana. “Nunca lo olvidaré mientras viva”, escribió. Pronto, el barco chocó contra una roca y la tripulación usó bombas para mantener a flote el barco enfermo mientras buscaba un lugar para encallar con seguridad. “Sin embargo”, registra Rose, “el barco estaba tomando agua; la brisa era ligera y la fuerza de los hombres, que no habían comido durante mucho tiempo, estaba fallando “. Todos se salvaron cuando Uranie corrió” casi imperceptiblemente en la arena a las 3 a.m. ”
Para entonces, la expedición había pasado factura a De Freycinet. “Estoy pálida, amarillenta y tengo los ojos hundidos: en resumen, me veo como un fantasma”, escribió. También se sometió a una transformación mental: “Es cierto que todo lo que he soportado durante los últimos dos años me ha dado una perspectiva tan sombría de la vida que me he convertido en filósofa y que la Rose gay, salvaje y desordenada se ha vuelto seria. ”
Aunque a las mujeres se les prohibió el uso de buques navales, los de Freycinets fueron festejados a su regreso a Francia. Pero de Freycinet no había sido la primera mujer que se hizo pasar por hombre en navegar alrededor del mundo. Esa era Jeanne Baret, hija de trabajadores agrícolas del valle del Loira de Francia. Con la complicidad de un amante, pasó como “Jean” en la expedición de 1766 de Louis Antoine de Bougainville, donde trabajó como botánica, para navegar alrededor del mundo. Si mantuvo un diario no se sabe, pero su notable historia sobrevive en los relatos de cuatro compañeros de tripulación.
Jeanne Baret (left) dressed as a man to begin a long sea voyage, with the help of her partner, naturalist Philibert Commerson (right).
El aliado y amante de Baret fue el científico Philibert Commerson. “Dicho esto, la agudeza y la determinación necesarias para mantener su disfraz eran solo de Baret”, dice Glynis Ridley, de la Universidad de Louisville y autora de The Discovery of Jeanne Baret . Después de un año y medio en el mar, según los informes, fue revelada como una mujer en Tahití, aunque probablemente ya había despertado sospechas. Ella no se alivió con la tripulación y el cirujano notó que su cuidado por Commerson “no parecía natural para un sirviente”.
Tanto de Freycinet como Baret estaban transgrediendo seriamente las normas sociales. Meramente entrar en la compañía de hombres fue visto como moralmente sospechoso, dice Ridley. Y ambos también participaron en el trabajo científico. “La vida de Baret abarca un período de intenso debate sobre la exposición de las mujeres al conocimiento científico”, dice Ridley. “Una mujer polizón era una curiosidad, una mujer botánica era una violación del orden natural de las cosas”. Baret se convirtió en la primera mujer en recibir una pensión del gobierno francés por su contribución a la ciencia. En última instancia, dice Ridley, “Baret se negó a estar limitado por las expectativas limitadas de los demás sobre alguien de su sexo y clase”.

Con el paso del tiempo, algunas armadas permitieron a los oficiales traer a sus esposas a bordo, pero en los buques mercantes, donde el espacio y la velocidad eran muy importantes, la situación era diferente. “Los buques mercantes rara vez transportaban mujeres, excepto como pasajeros o, por supuesto, en el caso de la trata de esclavos, como carga”, dice Lisa Norling, una historiadora de la Universidad de Minnesota que se especializa en mujeres y género en el mundo marítimo. Finalmente, incluso comerciantes y balleneros vieron a más mujeres a bordo. “A principios del siglo XIX, se estaba volviendo más común, especialmente a medida que los buques no navales iban más y más lejos”.
The title page of Susan Veeder’s journal and a page from November 1849, when the ship was in what is now French Polynesia.
El diario de Susan Veeder está decorado con hermosas acuarelas, varias de las cuales Lewis-Jones reproduce en The Sea Journal , y rastrea el viaje en el que se embarcó en 1848 en el barco ballenero Nantucket Nauticon . Las entradas de Veeder mencionan brevemente las condiciones climáticas y las islas avistadas, pero sus ilustraciones de Galápagos, la isla Pitcairn y Perú realmente se destacan. De otro modo, su diario describe la hospitalidad que encontró: “el Captn me dio un tarro de ciruelas, una lata de sopa, un queso y algunas botellas de vino”, y su nostalgia. “Yendo muy bien hacia casa”, escribe. “Apresuro el tiempo cuando podemos llegar”.
Debido a la disminución del número de ballenas, en el siglo XIX los balleneros tuvieron que cazar más lejos de casa. Al igual que en las armadas, a los capitanes y otros a veces se les permitía a los propietarios llevar a sus familias con ellos. Las mujeres siempre habían brindado un apoyo esencial a la industria de las ballenas desde la costa. Veeder, esposa del capitán de Nauticon , y mujeres como ella se vieron obligadas a participar en arduos viajes al Pacífico. “Para algunos de ellos, estaba muy claro que sentían que su lugar era estar con su esposo”, dice Norling. “Ese era su trabajo”.
La esposa de un capitán habría tenido “privilegios pero restricciones reales en la mayoría de los barcos balleneros”, agrega. “No se les permitía en cubierta cuando había una ballena que estaba siendo procesada porque estarían en el camino … Toda la cubierta se convertiría en un matadero. Apestaba, estaba sucio y el humo era horrible ”. Para la tripulación, la esposa del capitán habría personificado la diferencia de rango, y a los hombres les molestaba cualquier cosa que prolongara sus recorridos, como que el capitán pusiera en puerto por la salud de su familia. .
La navegación era agotadora, pero el tedio hizo que los momentos de alegría y dolor se destacaran. El 31 de diciembre de 1849, Veeder escribió que su hija Mary, también en el viaje, “tiene 11 meses de edad, tiene 7 dientes que se deslizan por todo el barco y es muy astuta”. Apenas tres meses después, Mary enfermó de muerte en Tahití. Durante cinco años, Veeder compartió las dificultades de Nauticon , criando una familia en el mar. Perdió a una hija y luego a su esposo, por infidelidad.
Paintings from the journal of Susan Veeder, including Albemarle Islands, now Isabela, in the Galápagos (left), and Pitcairn Island, where the crew visited the house of <em>Bounty</em> mutineer Fletcher Christian (right).” src=”https://elmundoviajes.com//wp-content/uploads/sites/3/2019/11/the-adventurous-seafaring-women-of-the-age-of-sail-in-theirown-words_5de24d15f3385.png”><br />
Hacia el cambio de siglo, la Era de la Vela estaba pasando a la memoria. Los barcos de vapor eran más rápidos y confiables, y requerían diferentes habilidades, como la gestión del carbón en lugar del viento. Las viejas manos lamentaban el declive de la navegación y la aburrida monotonía del vapor. Pero también hubo quienes, como Lady Annie Brassey, que abrazaron la capacidad de la tecnología para viajes y romance.<br />
<!-- raw HTML omitted --> Sunbeam <!-- raw HTML omitted --> era una goleta de tres mástiles de 532 toneladas equipada con 9,000 yardas de vela y una máquina de vapor de 70 caballos de fuerza. Tenía una tripulación de 43 personas, incluidos Brassey y su familia, y fue el primer yate a vapor en dar la vuelta al mundo, en 1876 y 1877. La heredera inglesa escribió cartas diarias sobre sus experiencias a bordo y las publicó en el best-seller [19459004 ] Un viaje en el ‘Rayo de sol’ .<br />
Su curiosidad fue saciada gracias a su clase y matrimonio con la familia de un magnate de los ferrocarriles, que le permitió viajar con lujo, a recepciones estimadas de todo el mundo. También era una coleccionista enérgica, y muchos de los artículos que adquirió en el camino están en museos en su Sussex natal. Ella escribe acerca de visitar las tiendas de casas de empeño donde “de pequeñas cajas, bolsos y paquetes divertidos [producen] todo tipo de cosas raras y curiosas”. la forma de un pájaro sagrado hamsa y una máscara de casco de Papua Nueva Guinea hecha de madera, fibra y barro.<br />
<img alt=Sunbeam, a three-masted schooner (right) with a steam engine.” src=”https://assets.atlasobscura.com/article_images/lg/70350/image.jpg”>
Las cartas de Brassey eran “una especie de diario abierto” para la familia, dice Julian Porter, curador del Museo Bexhill en Sussex. “Los libros de Annie de alguna manera solo estaban abriendo esa lista de distribución al público en general”. Ella habló sobre la comida, los lugares de interés y las personas que conoció, así como sobre las crisis: amenazas de ser abordado un día, una tormenta de polvo volcánico otro. “Felizmente, los niños no saben qué es el miedo”, observó. “Sin embargo, las criadas estaban muy asustadas, ya que parte del mar había entrado en la guardería”.
“Annie no era marinero natural”, dice Porter. Ella “a menudo sufría de mareo pero rara vez se quejaba. Era casi completamente intrépida “. Sin embargo, Brassey siempre estuvo preocupada por problemas de salud y finalmente se vio afectada por la malaria en 1887.” Estoy seguro de que se dio cuenta de que no era probable que llegara a la vejez “, dice Porter. “Tenía una” lista de deseos “y la estaba tomando por los cuernos”.
Al igual que las mujeres marineras que la precedieron, Brassey poseía valor y un sentido de aventura mientras perseguía el atractivo del mar. Los diarios y otros artículos que llevan los nombres de estas mujeres documentan vívidamente viajes y experiencias extraordinarias, tanto psicológicas como geográficas. “Eso es lo que hacen los verdaderos exploradores”, dice Lewis-Jones, “cambiar la forma en que vemos y entendemos el mundo”.

Total
0
Shares
Related Posts
Bukovička Banja Park en Aranđelovac

Parc Zoologique et Forestier Michel Corbasson (Zoológico y Forest Park) en Nouméa, Nueva Caledonia

Con sus ricos biomas tropicales y aislamiento geográfico, Nueva Caledonia alberga miles de especies únicas de plantas y animales. Es uno de los puntos críticos de biodiversidad del mundo, lo que significa que es especialmente rico en especies endémicas, o aquellas que no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. El Parc Zoologique et Forestier Michel Corbasson (Parque Zoológico y Forestal) en Nouméa es el lugar perfecto para conocer la flora y fauna endémicas de esta nación isleña en el Pacífico Sur.
Read More
Plaza de los Héroes - Monumento a la Medalla de Honor Nacional en Pueblo

Hotel Strater en Durango, Colorado

En el corazón de la ciudad montañosa de Durango hay un hotel bullicioso y ruidoso llamado Strater que ha estado abierto durante más de 130 años. Durante el Colorado Silver Boom de finales del siglo XIX, el Strater fue construido como un refugio de invierno para los mineros locales, así como los de las ciudades cercanas como Silverton. A la vuelta de la esquina del hotel Strater se encuentra la terminal del ferrocarril de vía estrecha Durango-Silverton que transportaba mineros y minerales a través del valle del río Animus durante la temporada laboral.
Read More
“Situación muy peligrosa en Australia”

Militares alertan a los habitantes a evacuar sus casas ante nuevos incendios en Australia

Los militares iban de casa en casa instando a los habitantes de una isla del sur de Australia a huir de los incendios que podrían empeorar estos próximos días debido a una nueva ola de calor. La temporada de incendios, especialmente precoz y virulenta este año, dejó ya 26 muertos en Australia, arrasó una superficie equivalente a la isla de Irlanda y destruyó más 2,000 viviendas. El jueves, los soldados iban de casa en casa en la localidad de Parndana, en la isla Canguro, en el suroeste de Adelaida, para pedir a sus habitantes que dejen la zona, ante la amenaza de nuevos mortíferos fuegos.
Read More
El cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre las mujeres

Cáncer de mama: La inteligencia artificial supera a los expertos en diagnóstico

Un programa informático mostró una mejor precisión que los expertos radiólogos para identificar el cáncer de mama a partir de imágenes de mamografía, según un estudio británico. El cáncer de mama es uno de los más frecuentes entre las mujeres, con más de dos millones de nuevos casos diagnosticados el año pasado en todo el mundo. AFP.-Estos resultados, que salieron publicados en la revista científica Nature “sugieren que estamos desarrollando una herramienta que puede ayudar a los médicos a detectar el cáncer de mama con una mayor precisión”, explicó el médico Dominic King, responsable británico de Google Health, uno de los autores del estudio.
Read More
Galería de la puerta del garaje de Evanston en Evanston

Vachel Lindsay Inicio en Springfield, Illinois

Según varios relatos, Vachel Lindsay es considerado el fundador de la poesía moderna, un místico y un profeta. Lindsay se refirió a sí mismo simplemente como un “diseñador de rimas”. De 1906 a 1912, caminó por el país, predicó su “Evangelio de la belleza” y desarrolló un estilo de poesía de performance único al que se refirió como “el Alto Vodevil”. Nació Nicholas Vachel Lindsay el 10 de noviembre de 1879, en la casa de su familia en 603 South 5th Street en Springfield, Illinois .
Read More
Experto de la UNAM afirma que el avispón asiático gigante no llegará a México

‘Guerrero Chimalli’ en Chimalhuacán, México

Esta escultura de 60 metros (197 pies) de altura del artista Sebastián se encuentra en Chimalhuacán, uno de los barrios periféricos conocidos como parte del Área Metropolitana de la Ciudad de México. Sebastián, nacido Enrique Carvajal, se ha ganado una reputación por sus obras abstractas financiadas con fondos públicos. Chimalhuacán se encuentra oficialmente en el Estado de México y tiene fama de ser una de las áreas menos desarrolladas de México.
Read More
Fortaleza Nimrod en Golán

‘Catacumbas’ de la Fortaleza de Petrovaradin en Petrovaradin, Serbia

La fortaleza de Petrovaradin se encuentra en la costa derecha del río Danubio, donde el pintoresco casco antiguo de Petrovaradin se encuentra con Serbia , la segunda ciudad más grande de Novi Sad. La fortaleza, cuya construcción comenzó en 1692, fue un punto estratégico importante a lo largo de la historia. La importancia estratégica de la fortaleza le ha valido el apodo de " Gibraltar del Danubio". Aunque es un sitio popular, la mayoría de los turistas no son conscientes de los túneles subterráneos secretos escondidos debajo de la fortaleza.
Read More
Iglesia de Santa Luciella ai Librai en Nápoles

Estatua de Gustav Mahler en Dobbiaco, Italia

Si bien la mayoría de la gente conoce el busto de bronce del compositor austríaco Gustav Mahler creado por el famoso escultor August Rodin, pocos conocen esta majestuosa estatua de tamaño natural en Dobiacco, Italia . Creada por Bojan Kunaver, esta estatua es la pieza central de la encantadora Rathausplatz. Mahler es mejor conocido como uno de los hilos de unión entre la composición tradicional austro-alemana y el surgimiento del modernismo.
Read More
El pueblo fantasma de Dearfield en Orchard

El pueblo fantasma de Hancock en Nathrop, Colorado

La ciudad de Hancock se estableció en 1880. Sólo un año después, el asentamiento contenía un depósito de trenes, una oficina de telégrafos y varios restaurantes. Se construyeron varios tipos de chozas y cabañas de madera para albergar a las casi 200 personas que llamaban hogar a Hancock. El pueblo se construyó a 11.000 pies sobre el nivel del mar, haciendo la vida en Hancock particularmente dura. Muchos de los edificios fueron construidos para soportar el frío y la nieve de los meses de invierno.
Read More