Memorial del Mercado de Esclavos en Zanzíbar, Tanzania

Este monumento es un duro recordatorio de los horrores del comercio de esclavos de Zanzíbar.
Memorial del Mercado de Esclavos en Zanzíbar, Tanzania

En 1873 se cerró el último mercado abierto de esclavos del mundo. El último vestigio de esta horrible institución se encontraba en la Ciudad de Piedra, Zanzíbar. Los esclavos eran transportados a Zanzíbar a través de dhows abarrotados. Con poca comida, enfermedades desenfrenadas y condiciones espantosas, no todos los esclavos llegaron a Zanzíbar. Los que no lo hicieron fueron arrojados por la borda. A los que lo lograron, les esperaba otra dura prueba, ya que eran vendidos en este sitio y luego probablemente eran enviados a varios países árabes.

Zanzíbar era el hogar de uno de los mayores mercados de esclavos del mundo.  Aunque la trata de esclavos tuvo lugar en toda la isla, tres grandes mercados fueron testigos de la mayor parte de estas transacciones inhumanas. El mercado de la Ciudad de Piedra era infame por ser el más brutal. El foso y el Memorial del Mercado de Esclavos están en el mismo lugar donde los esclavos eran reunidos para ser traídos y vendidos.

A un lado del monumento hay una mansión que alberga el sótano de los esclavos, una de las quince cámaras de techo bajo. Diminutas, sofocantes y sin baños, estas cámaras estaban llenas de esclavos esperando a ser vendidos. Los esclavos eran convocados al patio y marchaban al pozo. Allí, eran inspeccionados por compradores potenciales.

Al otro lado del monumento se encuentra una iglesia anglicana. Un círculo de piedras blancas en el altar marca el lugar donde una vez estuvo el poste de los azotes El valor de los esclavos en Zanzíbar se basaba a menudo en cuánto dolor podían soportar en este poste. Un círculo exterior de piedras rojas representa el derramamiento de sangre que tuvo lugar. Inaugurado en 1998, el Monumento al Mercado de Esclavos es un recordatorio de la sórdida historia de esta isla.