Nyālon ( Pez de Piedra) en Katmandú, Nepal

Caminando desde Thamel, el principal distrito turístico de Katmandú, hasta la histórica Plaza Durbar, se pasa por el bullicioso mercado de Asan Tole. En medio de la multitud y los puestos abarrotados hay varios templos y santuarios, incluyendo un pez de piedra de color tikka que se esconde tímidamente a plena vista. El pez se pasa fácilmente por alto ya que los templos adyacentes de Ganesh y Annapurna atraen más atención.
Nyālon ( Pez de Piedra) en Katmandú, Nepal

Caminando desde Thamel, el principal distrito turístico de Katmandú, hasta la histórica Plaza Durbar, se pasa por el bullicioso mercado de Asan Tole. En medio de la multitud y los puestos abarrotados hay varios templos y santuarios, incluyendo un pez de piedra de color tikka que se esconde tímidamente a plena vista.

El pez se pasa fácilmente por alto ya que los templos adyacentes de Ganesh y Annapurna atraen más atención. Sin embargo, según al menos una leyenda, el bazar de Asan debe su nombre a un pez que cayó en el lugar del santuario. El origen del nombre Asan está envuelto en misterio, pero algunos creen que deriva de la palabra Newari ansaa que significa “justo ahí” o “cerca”.

Según la historia, una vez un pez cayó del cielo durante una fuerte tormenta. A medida que la historia del pez se extendía, los visitantes de Katmandú se preguntaban “¿dónde cayó?” y los lugareños respondían “ansaa”, señalando el lugar donde ahora se encuentra el santuario.

Hoy en día, Asan es un mercado primario para los locales y se encuentra en el nexo de seis calles que fueron un importante lugar de encuentro a lo largo de una antigua ruta comercial entre la India y el Tíbet. Todo, desde especias y pescado seco, hasta juguetes de plástico y ferretería, se puede encontrar en el bazar. Aquellos que venden granos o arroz deben ofrecer una parte de sus bienes al templo dedicado a Annapurna Ajima, la diosa de la abundancia y la deidad patrona del vecindario.

El símbolo del pez es uno de los avatares más importantes del dios Vishnu, que una vez se transformó en Matsya (el pez) para salvar a la humanidad del gran diluvio. El pez es también uno de los Ashtamangala (los Ocho Signos Auspiciosos) que se encuentran en el hinduismo, el jainismo y el budismo. Es el centro de numerosas parábolas religiosas.