Piedra de formación de hierro con bandas en Ann Arbor, Michigan

Hace tres mil millones de años, la Tierra era un lugar muy diferente de lo que es hoy. Incluso si pudiéramos visitarlo, el aire mismo habría sido tóxico para la vida moderna ya que no había oxígeno libre en la atmósfera. Las formas de vida que existían eran principalmente bacterias y otros microbios. Como no tenemos los métodos o los medios para estudiar de cerca este ambiente hostil, los científicos usan los artefactos del registro geológico, como formaciones de hierro en bandas, como este en la Universidad de Michigan en Ann Arbor , para aprender sobre la tierra antigua.
Piedra de formación de hierro con bandas en Ann Arbor, Michigan

Hace tres mil millones de años, la Tierra era un lugar muy diferente de lo que es hoy. Incluso si pudiéramos visitarlo, el aire mismo habría sido tóxico para la vida moderna ya que no había oxígeno libre en la atmósfera. Las formas de vida que existían eran principalmente bacterias y otros microbios. Como no tenemos los métodos o los medios para estudiar de cerca este ambiente hostil, los científicos usan los artefactos del registro geológico, como formaciones de hierro en bandas, como este en la Universidad de Michigan en Ann Arbor , para aprender sobre la tierra antigua.

En el ambiente sin oxígeno de la antigua Tierra, la mayor parte del hierro erosionado de las rocas eventualmente habría sido arrastrado al océano. Pero con la aparición de bacterias fotosintéticas, el oxígeno libre comenzó a ingresar al agua como un producto de desecho de sus procesos metabólicos. Este oxígeno reaccionó con el hierro disuelto en el agua para formar minerales de óxido de hierro como la magnetita y la hematita, que se hundieron en el fondo marino.

Algunos geólogos sugieren que las capas características de las formaciones de hierro en bandas son el resultado de las estaciones cambiantes. A medida que el número de organismos productores de oxígeno fluctuaba entre estaciones, la producción de oxígeno aumentó y disminuyó. Cuando el oxígeno era bajo, se colocaron capas rojas brillantes de minerales pobres en oxígeno como jaspe o cuarzo sobre la magnetita y la hematita. Cuando sus números aumentaron nuevamente, se produjo una nueva capa de minerales metálicos. Estas estaciones pueden haber ocurrido en un ciclo anual o pueden haber tomado cientos de años, pero se repitieron una y otra vez y crearon un tipo distinto de roca sedimentaria que ahora conocemos como una formación de bandas de hierro.

Las formaciones de hierro en bandas dejaron de formarse hace unos 1.800 millones de años, cuando la atmósfera de la Tierra finalmente se saturó de oxígeno y tomó una composición más parecida a la que conocemos hoy. Afloramientos de estas formaciones se pueden encontrar en todo el mundo. Un trozo de esta piedra de buen tamaño yace en un jardín de rocas en el campus de la Universidad de Michigan, en las afueras de la Avenida 1100 North University. Edificio. El espécimen de piedra sirve como un vívido recordatorio del pasado antiguo para los estudiantes que estudian la larga historia de la Tierra, ya que el edificio alberga varios departamentos universitarios dedicados a la geología.