Cementerio de Magoula en Magoula, Grecia

Los espartanos idealizaron el orden durante toda la vida, pero también en la muerte. Las costumbres funerarias espartanas hacían que los difuntos descansaran en tumbas sin marcas que se mezclaban con los vivos dentro de las murallas de la ciudad.

Las lápidas marcadas se reservaban sólo para casos especiales, como los hombres que caían en la batalla o las mujeres que morían mientras desempeñaban un cargo religioso (aunque algunos estudiosos sugieren que las mujeres que morían en el parto también podían recibir este tipo de monumentos). Estos eran los únicos ciudadanos considerados lo suficientemente importantes como para que sus nombres fueran grabados para la posteridad, en lápidas que solían estar alineadas a lo largo de concurridos paseos para que todo el mundo las viera. Estas heroicas tumbas se convirtieron en monumentos públicos que reforzaron los valores y las tradiciones de la formidable ciudad-estado.

Hoy en día, en el distrito Magoula de Esparta, la antigua tradición se mezcla con el diseño moderno en el cementerio local. Diseñado por los arquitectos Charilaos y Sophia Polychronopoulos en 1964, el espacio formaba parte de una serie de inspiradas obras públicas promovidas por Georgios Sainopoulos, alcalde de Esparta durante dos mandatos en los años sesenta y setenta.

Una fuente de inspiración para la estética del cementerio podría haber sido la propia experiencia de Sainopoulos al asistir a los juegos olímpicos de 1952 en Helsinki, donde el modernismo nórdico de la capital finlandesa estaba en plena exhibición. De hecho, los arcos de hormigón de la entrada del cementerio espartano se parecen a los diseños ondulantes del arquitecto finlandés Alvar Aalto. Se dice que las «olas» de hormigón del cementerio podrían ser un símbolo de los altibajos que experimentamos en la vida.

Comparados con las tumbas del pasado y los cementerios de mármol de toda Grecia, los monumentos de Magoula tienen una amplia gama de formas y materiales únicos, incluyendo pirámides, tallas de metal, estatuas y bustos. Incluso hay algunos símbolos que reflejan una afinidad más cercana a las tradiciones funerarias de Europa Occidental. En general, el cementerio muestra un sentido de individualidad inusual.

Así como las antiguas tumbas espartanas se convirtieron en monumentos al orgullo cívico y al sacrificio, la propia bóveda subterránea de Sainopoulos honra al ex alcalde, que murió en 2010. A la que se accede a través de una escalera en una zona especialmente reservada del cementerio, el monumento es un tributo a las contribuciones de Sainopoulos a la vida cotidiana espartana.

También te pueden interesar