El barista de la hoguera de HaliPuu en Sirkka, Finlandia

Steffan Wunderink dirige un café verdaderamente único, si se puede llamar así. El “Barista de la hoguera” hace cafés de calidad, tés y más sobre un fuego abierto que transporta en una moto de nieve a través de un bosque en el extremo norte de Finlandia. No es cualquier bosque.

El bosque pertenece al abuelo de su esposa, Kaarle Raekallio. El estado finlandés le dio a su familia el bosque después de que perdieran su hogar durante la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, después de pasar décadas criando el bosque para procesarlo como madera, Raekallio decidió poner los árboles en adopción y permitir que los turistas vinieran a pasar tiempo con las ahora docenas de árboles de la propiedad. Ahora se conoce como el Bosque de Árboles Abrazados de Finlandia. Fue mientras trabajaba como guía en este bosque, sirviendo café con leche a los turistas, que Wunderink se convirtió en el Barista de la Fogata.

Se hizo famoso en toda la ciudad por elaborar maravillosas bebidas a base de café expreso y por convertir una rareza local llamada chaga, un hongo rico en antioxidantes que crece en los árboles de abedul- en chai lattes, todo ello sobre una hoguera. Después de que una mujer de la oficina de turismo local se quejara de tener que caminar en el bosque todos los días para sus espressos, el C.F.B. compró una moto de nieve y construyó un trineo que podía sostener con seguridad una parrilla de fuego. El café era ahora móvil, pero a medida que su imperio de la cafeína se refinaba, necesitaba granos que pudieran aprovechar mejor el sabor del humo.

After asking around town for a source of organic, fair-trade coffee, he found a friend with ties to a single-estate, biodynamic coffee farm in Tamil Nadu, India. If it sounds too good to be true, the same friend also happened to operate a solar-powered coffee roaster out of a converted sea-container in town. Working directly with Wunderink, this well-found friend was able to roast beans to perfectly suit the flavor of an open fire.

During winter months, you can catch Wunderink’s cafe in front of the tourism office in the center of town, in his family’s forest, or at a number of public events. Without snow in the warmer months, he’s restricted to stationary events and festivals. His menu has expanded beyond espresso-based drinks and chaga chai to selling white jasmine tea, organic rooibos tea, warm blackcurrant juice, lingonberry marshmallows you can roast over his fire, lingonberry cookies from his wife’s recipe, and chocolate dunkers—lumps of chocolate on a stick for children to dunk into hot water for hot chocolate.

You may not think you’re ready for parenthood, but no one’s ever ready. Adopt a tree in Northern Finland, and you’ll know what to do when you visit. And when you visit, there’s sure to be a smoky latte waiting for you.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar