Ermita de San Bartolomeo en Legio en Italia

La espectacular ermita de San Bartolomeo en Legio, una de las muchas ermitas de roca entre los picos de la Majella, se encuentra en la ladera de un acantilado con vistas al valle de Santo Spirito.

En la Edad Media, los ermitaños excavaron una entrada a través de la roca y tallaron los escalones que conducen a una pequeña capilla que aún conserva restos de frescos medievales, en concreto un fresco de Jesucristo y uno de la Virgen, situado justo encima de la puerta. Al fondo, pequeñas habitaciones servían como dormitorios para los piadosos.

Pedro de Morrone, elegido más tarde Papa Celestino V (que renunció al cargo poco tiempo después de su mandato) vivió aquí entre 1274 y 1276 con sus seguidores, pero optó por abandonar esta ermita en favor del remoto San Giovanni all’Orfento debido a las multitudes atraídas por su renombrada santidad.

En el interior de la ermita se conserva una rústica estatua de madera de San Bartolomé. Según la tradición, fue desollado vivo, el santo blande un cuchillo y su piel se envuelve alrededor de su hombro derecho. No es de extrañar que sea el patrón de los carniceros y curtidores.

Todos los años, el 25 de agosto, los habitantes de la pequeña ciudad de Roccamorice, dentro del Parque Nacional de la Majella, se turnan para pasear al santo desde la ermita hasta la ciudad. Se dice que el agua bendita de la ermita cura varias dolencias, una tradición que se atribuye a las poderosas habilidades curativas del santo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar