Fortaleza de Pierle en Cortona, Italia

Situadas en la frontera entre la Toscana y la Umbría, las inquietantes ruinas del Castillo de Pierle dominan el valle del mismo nombre y el pequeño pueblo reunido alrededor de sus murallas.

El castillo se mencionó por primera vez durante el siglo X y era propiedad del Marqués de Monte Santa María Tiberina. Estaba estratégicamente situado en la intersección de muchos caminos. Durante los siglos XIII y XIV, el castillo jugó un papel crucial en las luchas entre la ciudad toscana de Cortona y la ciudad umbra de Perugia.

En 1371, Francisco I de la familia Casali, que fue reconocido como señor de Cortona y Pierle por la República Florentina, reforzó el castillo para defender su ciudad. Esto llegó cuando las tensiones con Perugia llegaron a su punto culminante. En 1387, 60 conspiradores y rebeldes fueron salvajemente torturados y asesinados dentro del castillo. En 1428, el valle adquirió su independencia económica y legal de Cortona y se estableció una comuna.

El castillo fue parcialmente demolido en 1576 por el Gran Duque Francesco I De Medici para evitar que los bandoleros y los enemigos se refugiaran en el edificio. Ha sido abandonado desde entonces, aunque sus impresionantes muros de más de 220 metros de longitud, sus torres y su enorme torreón interior son visibles desde lejos.

También te pueden interesar