Fuente Brabo en Amberes, Bélgica

 

Los turistas que visitan la bonita Grote Markt de Amberes siempre están impresionados por el extravagante ayuntamiento y los gremios del siglo XVI que rodean la histórica plaza principal. Y luego miran más de cerca la fuente central, que para aquellos que no están familiarizados con la leyenda local es una vista bastante peculiar: un hombre desnudo en el acto de lanzar una enorme mano cortada.

 

La fuente de Brabo ( Brabofontein en holandés) es un homenaje al mítico soldado romano Silvio Brabo. Según la leyenda, hubo una vez un gigante llamado Druon Antigoon que construyó una fortaleza a lo largo del río Scheldt. El gigante obligó a los barcos que pasaban a pagar un peaje, así como a cualquiera que cruzara el puente cercano. Si los viajeros se negaron, Antigoon cortó una de sus manos y la arrojó al río.

 

El reinado de extorsión del gigante llegó a su fin cuando Silvio Brabo navegó río abajo. Se negó a pagar el peaje del gigante y lo desafió a un duelo. Brabo salió victorioso y le cortó la cabeza y la mano al gigante, que arrojó al río como lo hizo una vez el gigante.

 

Según el folklore, el nombre de Amberes (o Antwerpen en holandés) proviene de esta leyenda, con Antwerpen en flamenco y werpen en holandés que significa «tirar las manos». Esto ha sido cuestionado por los etimólogos, pero la leyenda, sin embargo, es muy celebrada en la ciudad, como lo demuestran la fuente y las famosas manos de chocolate de Amberes .

 

La escultura de Brabo representa al soldado mientras tira la mano del gigante en el río, brotando agua de la muñeca cortada como sangre. Brabo se encuentra en un pedestal alto decorado con una variedad de criaturas, que incluyen peces, un león marino, una tortuga, un monstruo parecido a un dragón y algunas sirenas que sostienen un castillo, simbolizando Amberes. Y debajo de los pies de Silvio Brabo está la cabeza cortada del gigante Antigoon, el azote asesinado del río ahora liberado.

 

La estatua fue diseñada por el escultor belga Jef Lambeaux e inaugurada en 1887. Se colocó en el centro de Grote Markt, en una ubicación privilegiada frente al ayuntamiento. No solo representaba la leyenda de Silvio Brabo, sino que también era una celebración simbólica de la liberación del río Scheldt. Durante más de un siglo, los holandeses habían estado exigiendo peajes a los barcos que pasaban por el río, lo que obstaculizaba gravemente el crecimiento de Amberes. Finalmente, en 1863, los holandeses dejaron de exigir peajes (sin desmembramiento necesario), un motivo de mucha celebración en Amberes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar