I-4 Dead Zone en Sanford, Florida

Todos los días, miles de conductores pasan por este modesto tramo de carretera en sus desplazamientos, sin darse cuenta de la oscura historia que se esconde debajo de ellos. Se dice que el tramo de un cuarto de milla de la Interestatal 4 en Sanford, Florida, es una de las carreteras más embrujadas de Estados Unidos.

Justo al norte de Orlando , la carretera pasa sobre el lago Monroe. En la década de 1870, el magnate inmobiliario Henry Sanford comercializó la costa sur del lago para nuevos inmigrantes y potenciales productores de cítricos. Vendió 640 acres a un grupo de inmigrantes alemanes, quienes fundaron la Colonia Católica de San José en el sitio.

Las condiciones eran difíciles y la enfermedad rampante obstaculizaba cualquier posibilidad de éxito para la colonia. Un brote particularmente devastador de fiebre amarilla en 1887 selló el destino de San José, y los colonos sobrevivientes enterraron a sus muertos en el bosque y dejaron a la colonia fallida. La tierra cambió de manos varias veces, llegando a ser parte de la ciudad de Sanford.

Con los años, la historia de San José se convirtió en una leyenda local: se decía que las consecuencias mortales estaban reservadas para cualquiera que manipulara la tumba. Los lugareños dicen que la casa de un granjero se quemó después de que quitó los marcadores de la tumba, y que un conductor ebrio atropelló a un niño después de excavar en el sitio. Suficiente actividad extraña ocurrió en el área que le valió el apodo de «Campo de los Muertos».

Cuando Florida comenzó a comprar terrenos para la construcción de una nueva carretera, el campo fue vendido al estado. Si bien las tumbas se marcaron inicialmente para la reubicación, se olvidaron o se consideraron sin importancia y se pavimentaron. Poco después, el huracán Donna cambió inesperadamente el rumbo hacia Sanford, pasando sobre la tumba el 10 de septiembre de 1960 y dejando una estela de devastación en su camino.

Fue uno de los muchos sucesos extraños en el antiguo sitio de la Colonia de San José. Los conductores que tomaron la I-4 sobre el lago Monroe han reportado extrañas interferencias en sus radios, y algunos afirman haber visto apariciones fantasmales en la carretera. Algunos camioneros de larga distancia han afirmado que sus radios CB estallan con estática mientras conducen por el tramo de la carretera. Esta sección de la I-4 es extremadamente propensa a los accidentes automovilísticos mortales, y se ha ganado el apodo sombrío de la «Zona muerta de la I-4».

Ya sea que creas en lo sobrenatural o no, si conduces en este tramo de la I-4, ten cuidado y asegúrate de mirar dos veces antes de cambiar de carril; es posible que veas algo que no esperabas estar allí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar