La Capital del Art Deco de África Central

En Bukavu, los edificios hermosos tienen una fea historia colonial. Pero los residentes quieren salvarlos.

La Catedral de Nuestra Señora de la Paz en Bukavu, una ciudad de un millón de habitantes en la República Democrática del Congo, está situada en lo alto de una de las colinas más altas de la zona. Con sus afilados contornos, precisión geométrica, y su verde y curvo techo, es fácilmente visible desde los bordes de la ciudad. Una reliquia del período en que el Congo fue colonizado por un brutal régimen belga, es parte de un rico, aunque inesperado, legado arquitectónico en Bukavu: La ciudad es una capital mundial de la arquitectura Art Deco.

Bukavu tiene más de 100 edificios Art Déco. Caminando por sus calles, se ven líneas geométricas, motivos de chevron, rectángulos escalonados, paredes curvas con techos cilíndricos. Pero la mayoría de estas estructuras, con la notable excepción de la Catedral, están ahora polvorientas y empezando a desmoronarse. “La gente solía llamar a esta ciudad la ‘Suiza del Congo'”, dice Pierre Mpemba, de 55 años, un historiador local. “Éramos conocidos por todos estos hermosos edificios. Pero eso está desapareciendo.”

Con demasiada frecuencia, esta historia arquitectónica se olvida en una ciudad que los forasteros asocian con los gorilas en peligro de extinción, la Primera Guerra Mundial de África, el ganador del Premio Nobel de la Paz de 2018, Denis Mukwege, y la presencia continua de organismos humanitarios y de las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas.

La catedral de Nuestra Señora de la Paz se encuentra en una de las colinas más altas de Bukavu.
La catedral de Nuestra Señora de la Paz se encuentra en una de las colinas más altas de Bukavu.

La catedral de Nuestra Señora de la Paz se encuentra en una de las colinas más altas de Bukavu.

Comenzando en Europa en los años 20 y 30, el Art Deco simbolizaba el modernismo, el futuro tecnológico, la “era de las máquinas”. Todas las líneas limpias y curvas, formas geométricas, colores brillantes y glamour, el estilo estaba destinado a señalar la riqueza y la sofisticación. Al extenderse desde Europa a los lugares que los europeos colonizaron, también simbolizaba y embellecía la dominación imperial, según estudiosos como Swati Chattopadyay en el Routeledge Companion to Art Deco.

“La arquitectura Art Decó era abundante en las ciudades coloniales en los años 20 y 30”, dice el historiador de arquitectura David Rifkind. “A las autoridades coloniales les gustaba el Art Deco porque representaba una imagen de modernización tecnológica que pretendía presentar la colonización como un regalo benévolo y ‘civilizador’ para los habitantes nativos”. Su asociación con el glamour y los viajes internacionales, dice Rifkind, dio la impresión de que los colonizadores eran dinámicos y previsores.

En Bukavu, los edificios de la época colonial ejemplifican un tipo particular de arquitectura Art Decó internacional que surgió en la década de 1930, según Adedoyin Teriba, profesor adjunto de arte y estudios urbanos en el Vassar College. “No hay duda de que los edificios ejemplifican ‘Streamline Moderne'”, dice Teriba. El estilo se inspiró en la ingeniería aerodinámica, como se ve en los bordes curvilíneos de muchos de los edificios de Bukavu, imitando las superficies de los aviones.

Para los arquitectos e historiadores, estos edificios capturan un estilo característico del colonialismo, de un impulso imperial hacia el futuro. Pero para los residentes de hoy, estos edificios son un recordatorio diario tanto de una dolorosa historia colonial como de un presente frustrado y políticamente inútil.

Bélgica se apoderó por primera vez del Congo durante la llamada “lucha por África”, en la que los estados coloniales europeos dividieron el continente. Entre 1885 y 1908, el Rey Leopoldo II de Bélgica trató al Estado Libre del Congo como su propiedad personal; sus fuerzas hicieron cumplir violentamente las cuotas de caucho y marfil y fueron responsables de la muerte de millones de congoleños. Tras las protestas internacionales, el Rey Leopoldo cedió el territorio al Parlamento belga en 1908; los colonos siguieron oprimiendo y discriminando a los congoleños.

Nicole Madjaliwa en el centro de Bukavu (izquierda); un edificio de estilo Art Decó de la época colonial, que ahora se utiliza como tienda de artículos de papelería.
Nicole Madjaliwa en el centro de Bukavu (izquierda); un edificio de estilo Art Decó de la época colonial, que ahora se utiliza como tienda de artículos de papelería.

Para Madjaliwa, el estado de los edificios antiguos refleja la ineficacia de las instituciones políticas del Congo y la respuesta inadecuada del gobierno local al rápido crecimiento de la ciudad. “Es una lástima que, debido a la política y la corrupción, las estructuras que los belgas pusieron en marcha sean ahora destruidas”, dice. “Podríamos haber tomado lo que era bueno de lo malo. Pero no resultó así.”

Puede parecer difícil encontrar algo redentor en la opresión y la violencia del colonialismo. Pero Valery Namuto, un profesional del desarrollo de 38 años, dice que los congoleños tienen tendencia a ser optimistas, han tenido que sobrevivir. ” Perdonamos. Somos esperanzados. Esto es lo que nos hace seguir adelante”, dice. “Pero hay una cierta tristeza porque hemos dejado los edificios y no los hemos mantenido en pie.”

Namuto ve el potencial de estas reliquias de una era diferente para ser transformadas, renovadas, y tal vez incluso convertidas en una atracción turística. Napier, Nueva Zelanda, es famosa por sus 150 edificios Art Decó. Mumbai, La Habana, Shanghai y Miami encabezan las listas de las mejores ciudades Art Decó del mundo. Bukavu es a menudo dejada de lado. “Hay ciudades en el mundo que son famosas por esto”, dice. “¿Por qué no nosotros?”

“¿Y si los turistas vinieran aquí no sólo por los gorilas, sino por la ciudad?” pregunta Namuto. “En cierto sentido, deberíamos estar orgullosos de estos edificios. Puede que no hayan sido diseñados por nosotros o destinados a nosotros. Pero fueron construidos con materiales del Congo, con nuestro sudor. Nos pertenecen a nosotros tanto como a ellos.”

Un edificio curvilíneo de estilo Art Deco, ahora usado como Iglesia Nueva Apostólica. Un edificio curvilíneo de estilo Art Deco, ahora usado como Iglesia Nueva Apostólica.Valery Namuto (centro) con la Catedral de Nuestra Señora de la Paz Valery Namuto (centro) con la Catedral de Nuestra Señora de la PazConstruido en el apogeo del período colonial, el Hotel Residence sigue siendo un hotel en funcionamiento con tiendas y restaurantes debajo, incluyendo una agencia de viajes de larga data. Construido en el apogeo del período colonial, el Hotel Residence sigue siendo un hotel en funcionamiento con tiendas y restaurantes debajo, incluyendo una agencia de viajes de larga data.Este edificio de estilo Art Déco es ahora una ferretería. Este edificio de estilo Art Déco es ahora una ferretería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar