La Vigna di Leonardo (viñedo de Leonardo) en Milano, Italia

 

Leonardo da Vinci se mudó a Milán alrededor de 1482 y trabajó en varios proyectos para el duque Ludovico Sforza, visto en ese momento como el gobernante de Milán. En 1495, Sforza le encargó a Da Vincci que pintara la “Última Cena” en el refectorio de la Basílica de Santa Maria delle Grazie. Como muestra de su agradecimiento, Sforza le regaló a Leonardo una pequeña parcela para un viñedo en 1498.

 

El área medía unos 60 x 175 metros y era lo suficientemente grande como para 16 hileras de plantas. Aquí, da Vinci se retiró por las tardes después de trabajar en el fresco. Su familia había sido enólogo durante generaciones, por lo que da Vinci se enorgullecía de su viña y valoraba mucho el regalo. Ser propietario de un terreno en la ciudad también le permitió reclamar la ciudadanía milanesa; da Vinci vivía a pocas cuadras de su jardín.

 

Después de su muerte, la tierra se dividió entre dos de los sirvientes de da Vinci. El jardín cambió de dueño muchas veces y sufrió grandes daños durante los ataques aéreos de la Segunda Guerra Mundial. Afortunadamente, el jardín fue restaurado gracias a algunos dibujos y esquemas antiguos descubiertos en textos renacentistas. Ahora, el mismo tipo de uvas Malvasia di Candia que da Vinci alguna vez cuidó se cultiva en el jardín. El área se abrió al público en 2015.

 

Se puede acceder al viñedo a través de las habitaciones de la Casa degli Atellani, uno de los pocos edificios que aún se conservan durante el Renacimiento.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar