Monasterio Mar Behnam en Irak

La historia del Monasterio Mar Behnam es la de la violencia, la intolerancia, la resistencia y la espiritualidad.

Durante el siglo IV, el rey Senchareb de Nínive encargó la construcción de este monasterio como acto de expiación por haber matado a su hijo, Behnam, y a su hija Sarah por haberse convertido al cristianismo.

Behnam, fue finalmente santificado, de ahí el título de Mar, un título de santidad en lengua asiria. Los cuerpos de él y Sarah fueron enterrados en una cripta en el monasterio. El sitio se convirtió rápidamente en un faro para los peregrinos cristianos de toda la región.

Como resultado, el monasterio atrajo a varios artistas que contribuyeron con pinturas, bajorrelieves y estatuas a la colección de artefactos del sitio. Cuanto más prestigioso se hizo el monasterio, más peregrinos atrajo. También atrajo la ira de otros grupos a través de la región.

Lo más notable es que Nader Shah apuntó al monasterio durante el siglo XVIII debido a su importancia para el cristianismo. Aunque dañado, el monasterio sobrevivió. Se realizaron varias restauraciones en los años siguientes en un intento de preservar las invaluables obras de arte y arquitectura del monasterio.

Los lazos históricos del lugar han llamado la atención más recientemente de organizaciones terroristas, como el Grupo del Estado Islámico. En 2015, el grupo plantó 19 bombas alrededor del monasterio en un intento de destruirlo. Sin embargo, no lograron detonarlas, salvo unas pocas bombas plantadas en las cercanías que dañaron el monasterio.

Lamentablemente, parece que las tumbas de Behnam y Sarah fueron destruidas, pero el monasterio sobrevivió. Actualmente se está trabajando intensamente para salvar lo que se puede salvar, reparar lo que se puede reparar y reconstruir lo que fue destruido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar