Myouryuji (Templo Ninja) en Kanazawa, Japón

Establecido originalmente en 1583 como una pequeña sala de oración por el señor samurai Maeda Toshiie, el templo Myōryū-ji fue construido en 1643, por su hijo Toshitsune. Con la esperanza de evitar que el shogunato Tokugawa lo despidiera, Toshitsune se casó con la hija de Tokugawa y se hizo el tonto a propósito mientras fundaba un complejo de templos donde sus guerreros samuráis podían vivir y mantener a posibles enemigos bajo estrecha vigilancia.

Diseñado como una fortaleza secreta, el templo contiene una gran variedad de trucos y artilugios, como escaleras y habitaciones ocultas, trampas en fosas, túneles subterráneos y una torre de vigilancia. Debido a que el gobierno de la época prohibió la construcción de edificios de más de tres pisos de altura, Toshitsune diseñó el templo de manera que pareciera tener dos pisos de altura por fuera, pero en realidad tiene cuatro pisos por dentro. Hay 23 habitaciones y 29 escaleras, así como dos entresuelos ocultos.

A la torre de vigilancia, por ejemplo, se puede acceder a través de una puerta oculta en medio de una escalera secreta disfrazada de armario. Una de las escaleras tiene un pozo trampa oculto que conduce al cuarto de los sirvientes, de modo que un intruso desprevenido podría ser atacado por un guardia apostado abajo.

Otro posible truco es el pozo, situado en el centro del edificio. Tiene 20 metros de profundidad, pero se supone, aunque esto no está confirmado, que hay un túnel que se bifurca, a unos 3 metros sobre la superficie del agua, que lleva al cercano castillo de Kanazawa. Pero nadie ha intentado nunca usar el túnel y ningún texto histórico conocido menciona su existencia.

Estos secretos y peculiaridades han llevado al templo a ser conocido como el Templo Ninja, a pesar de que (hasta donde sabemos) nunca ha sido asociado con agentes encubiertos conocidos como ninjas. Debido a sus complejidades arquitectónicas y a su actual estado decrépito, los visitantes deben reservar una visita en grupo con antelación y estar acompañados por un guía.

El templo está a menos de 10 minutos a pie de la estación de Nomachi. Está abierto de 9 a.m. a 4:30 p.m., o a 4 p.m. en los meses de invierno. Como ya se ha dicho, es necesario reservar con antelación. La excursión cuesta 1.000 yenes para los mayores de 12.700 yenes para los niños mayores de seis años, y no se permite la entrada a los menores. Las mochilas y otras bolsas grandes están prohibidas por miedo a dañar el edificio. Tampoco se permite fotografiar ni fumar, y se pedirá a los visitantes que se quiten los zapatos al entrar.

También te pueden interesar