Primer Dunkin’ Donuts en Quincy, Massachusetts

Quincy, Massachusetts, es conocida como la “Ciudad de los Presidentes”, ya que es el lugar de nacimiento de dos presidentes de los Estados Unidos: John Adams y su hijo John Quincy Adams. La ciudad también fue el lugar de nacimiento de John Hancock, el primer firmante de la Declaración de Independencia que también fue el primer gobernador de Massachusetts.

La ciudad, que anteriormente formaba parte de Dorchester, Boston y Braintree, fue nombrada en honor a John Quincy (el abuelo de Abigail Adams, de quien recibe el nombre John Quincy Adams) y se convirtió en una ciudad en 1888. Prosperó en las industrias del granito, el ferrocarril y la construcción naval. Además de ser la ciudad donde nacieron personas notables en la historia de los EE.UU., Quincy es también el hogar de los primeros Dunkin’ Donuts del país.

Durante la Segunda Guerra Mundial, William Rosenberg, un trabajador de un astillero en Quincy, se dio cuenta de que no había muchas opciones para que él y sus colegas almorzaran cerca. Entonces pidió prestado 1.000 dólares y usó otros 1.500 para iniciar “Servicios de Almuerzo Industrial” para satisfacer las necesidades de almuerzo de los trabajadores. El negocio vendía sándwiches, café, rosquillas y otros bocadillos desde un camión.

Después de notar que el 50 por ciento de las ventas eran de café y rosquillas, decidió concentrarse en los artículos más populares del menú. Estableció un nuevo local en el 543 de Southern Artery, Quincy, llamado “Open Kettle”. Este fue el predecesor de Dunkin’ Donuts y sólo vendía café y donas por 10 y 5 centavos respectivamente. El negocio fue un éxito instantáneo. Habiendo notado que los clientes mojaban sus donas en el café, Rosenberg decidió cambiar el nombre de Open Kettle a Dunkin’ Donuts en 1950, y así nació el primer Dunkin’ Donuts.

Hoy en día, el restaurante tiene un estilo retro para honrar sus orígenes. En el interior hay una placa que dice “Este es el sitio de los Dunkin’ Donuts originales”, así como sillas de taburete originales en colores rosa y naranja, y mesas con forma de dona. También hay una pared de madera con fotos que cuentan la historia de la primera tienda.

Aunque no sea posible disfrutar de un café y rosquillas a su bajo precio original, se puede disfrutar en un ambiente retro que es considerado un museo viviente por los habitantes de Quincy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar