Santuario de Iwakuni Shirohebi en Iwakuni, Japón

En Japón, el shirohebi (serpiente blanca) ha sido considerado sagrado desde la antigüedad, mucho antes de que surgiera una banda de rock duro con un nombre similar. Se cree que las serpientes blancas son mensajeras de Benzaiten (Saraswati en el hinduismo), portadoras de fortuna, o deidades del agua, dependiendo de la región. La blancura de tales serpientes, por supuesto, proviene del albinismo, una ocurrencia relativamente rara en la naturaleza.

Pero no es así en Iwakuni, ciudad en el extremo sur de la isla japonesa Honshū. Allí, las serpientes rata japonesas albinas se han encontrado comúnmente al menos desde el siglo XVIII. Fueron criadas para deshacerse de las ratas y bien cuidadas, ya que se consideraban sagradas. En 1925, se decía que había alrededor de mil serpientes blancas en Iwakuni.

En 1972, las serpientes blancas de Iwakuni fueron designadas como Monumento Natural. Su número había disminuido debido a la disminución de ratas en la zona, pero en 1965, se establecieron seis instalaciones de cría para proteger sus genes. En 2005, se registraron 953 de ellas.

En 2012, se fundó un santuario para honrar a estas serpientes sagradas, el Santuario Iwakuni Shirohebi. Hoy en día, los turistas pueden ver las serpientes blancas de ojos rubíes en los recintos de ese lugar, y en el Museo Iwakuni Shirohebi, al otro lado de la ciudad en el Parque Kikkō, no lejos del famoso Puente Kintai.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar