Torre de Vernazzano en Tuoro sul Trasimeno, Italia

Al norte del lago Trasimeno, en la región italiana de Umbría, cerca de los campos de batalla de la Segunda Guerra Púnica, una torre se inclina peligrosamente en el bosque sobre el pueblo de Vernazzano.

La torre es una de las pocas estructuras visibles que aún quedan de un próspero y extenso pueblo medieval que una vez llamó a la región su hogar. El pueblo fue abandonado progresivamente durante el siglo XVIII como resultado de la continua erosión de la zona.

Construido originalmente a lo largo de una antigua carretera en las estribaciones del lago Trasimeno, el sitio fortificado controlaba las orillas septentrionales del lago y la carretera que unía Perugia, Arezzo y Cortona.

Sin embargo, en el siglo XVII se convirtió progresivamente en marginal y aislado. Además, la erosión causada por el arroyo del Río provocó daños importantes en el castillo y el pueblo. A mediados del siglo XVIII, la iglesia parroquial local tuvo que ser abandonada y demolida. A continuación se produjo un terrible terremoto y se construyó el nuevo asentamiento de Vernazzano más abajo, lo que llevó al abandono del asentamiento medieval de arriba.

La torre, que se mantiene en su lugar por una impresionante estructura de cables de acero, está ahora situada en una inclinación de 13 grados. Hoy, fuera de la torre, todo lo que queda del pueblo es una de las iglesias, Santa Marie delle Trosce.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar