Tumba de Hernán Cortés en la Ciudad de México, México

 

Hernán Cortés fue el conquistador de Tenochtitlán y el primer gobernador de México . Después de vivir con poder absoluto, Cortés murió enfermo y casi en la pobreza. Deseaba ser enterrado en Coyoacán. Sin embargo, la historia que rodea el paradero de sus restos es digna de una novela.

 

Se cree que el cuerpo de Cortés fue enterrado y exhumado varias veces (ninguno en Coyoacán). Los restos de Cortés fueron colocados dentro de la Iglesia de la Inmaculada Concepción y Jesús Nazareno. Allí permanecieron sin pena ni gloria, hasta el final de la Guerra de Independencia de México.

 

Después de que terminó la guerra, los sentimientos anti-españoles llevaron a la creencia de que sus restos serían profanados. En ese momento, el Ministro de Relaciones Interiores y Exteriores, Lucás Alamán, corrió la voz de que muchos de los restos habían sido transferidos a descendientes en Italia . En realidad, Alamán escondió los restos debajo de una viga de madera dentro del Hospital de Jesús, que había sido fundado por Cortés. Más tarde, hizo que los restos fueran trasladados a un pequeño rincón dentro de la Iglesia de la Inmaculada Concepción, justo al lado del altar. Alamán archivó un acto de entierro secreto para que la ubicación no se olvidara con el tiempo. El documento permaneció clasificado por generaciones.

 

El paradero permaneció completamente desconocido durante aproximadamente 123 años, hasta 1946, cuando el acto de entierro finalmente se lanzó al público. Ese año, con gran cobertura mediática, se descubrieron los huesos de Cortés. Muchos pidieron que se destruyeran los restos, por lo que se instaló una placa modesta que identificaba la ubicación del entierro. Los huesos permanecieron sellados detrás de las paredes.

 

Cortés es considerado un invitado incómodo en el templo. No se permiten vistas más cercanas de la placa y fotos. El templo prefiere mostrar el mural que José Clemente Orozco pintó en el techo; Sin embargo, es la única tumba que destaca en las paredes por su placa vibrante.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar