El legado culinario del primer negro libre de Brooklyn Comunidad

Los residentes de Weeksville establecen un precedente de autodeterminación que todavía es visible en los restaurantes de Brooklyn.
El legado culinario del primer negro libre de Brooklyn Comunidad

A veces, solo podemos entender la historia desde arriba. Eso, de todos modos, parecía ser la perspectiva del historiador James Hurley y el piloto Joseph Hays cuando, en 1968, volaron un avión sobre Brooklyn . Buscaban los restos de un pueblo fundado 130 años antes, la comunidad negra gratuita de Weeksville.

Establecida por abolicionistas y terratenientes negros en la década de 1830, con una población máxima de 500 residentes, Weeksville fue una de las comunidades afroamericanas libres más grandes de la década de 1800. Fue fundada solo unos años después de que el Estado de Nueva York aboliera la esclavitud, en 1827, y lleva el nombre de un antiguo terrateniente negro, James Weeks. Los residentes de Weeksville administraron sus propias escuelas e imprimieron su propio periódico, The Freedman’s Torchlight ; con una tasa de alfabetización del 93 por ciento , eran más educados que los estadounidenses blancos de la época.

Los residentes también construyeron su propia economía, practicando la autodeterminación a través de los alimentos. Según la Tierra Prometida de Brooklyn de Judith Wellman, en 1850, el 9.5 por ciento de los residentes de Weeksville eran dueños de propiedades, el doble de la población de Brooklyn. Muchas de estas propiedades incluían pequeñas granjas, donde los lugareños criaban cerdos y cultivaban papas, maíz, vegetales y melones, algunos de los cuales probablemente vendían en los bulliciosos mercados del lejano Manhattan. Los residentes complementaron sus dietas con nueces y bayas forrajeadas, y suministros de supermercados locales, varios de los cuales eran de propiedad negra.

This tintype, of the Este tipo de hojalata, de la “Dama Weeksville”, fue encontrado como parte de las excavaciones del sitio Weeksville. No sabemos mucho sobre ella, excepto que probablemente era un miembro destacado de su comunidad. Cortesía de Weeksville Heritage Center Mientras Weeksville prosperaba, no pudo resistir la explosión de la ciudad. En la década de 1930, una afluencia de inmigrantes europeos y la red urbana en expansión de Brooklyn se tragó el pueblo como una Atlántida urbana. Entonces, 30 años después, Hays y Hurley tomaron el vuelo. Sobrevolando la ciudad en expansión, divisaron una mancha histórica en la cuadrícula de ladrillo y asfalto: cuatro estructuras del Weeksville original. Construidos entre 1840 y 1880 como casas de uno y dos pisos, originalmente se enfrentaron a Hunterfly Road, un sendero nativo americano convertido en un camino de pueblo. Los arqueólogos y activistas se pusieron inmediatamente a trabajar excavando las estructuras, que llamaron Hunterfly Road Houses.

Si caminas por la calle Bergen en el centro de Brooklyn hoy, a unas 15-20 cuadras del Museo de Brooklyn, aún puedes verlos: una hilera de estructuras de madera de estilo colonial, blancas y tostadas. Ubicadas entre una bodega, una unidad de viviendas públicas de ladrillo y el monumental Centro de Patrimonio Weeksville de vidrio y metal, que fue construido a principios de la década de 2000 para preservar la historia de la aldea, las casas parecen un anacronismo conmovedor.

Now preserved, the Hunterfly Road Houses are the last remaining structures form historic Weeksville. Ahora conservadas, las Casas Hunterfly Road son las últimas estructuras restantes del histórico Weeksville. Anonitect / Public Domain De alguna manera, lo son. Impulsado por el empleo industrial, la propiedad de los negros en el centro de Brooklyn aumentó durante la década de 1900. Pero en los últimos años, las tasas de propiedad de viviendas y empresas entre los habitantes de Brooklyn negros han disminuido. La crisis financiera de 2008, las prácticas inmobiliarias depredadoras, como el fraude de escritura, y la afluencia de recién llegados más ricos, blancos y otros no negros han contribuido al desplazamiento de muchos residentes negros. Eso incluye a las personas que han tenido propiedades desde el apogeo de Weeksville .

En medio de estos cambios, el Weeksville Heritage Center se ha mantenido como un centro de la vida cultural negra. Ahora, de acuerdo con el legado de autodeterminación culinaria de Weeksville, el personal del Heritage Center ha centrado su atención en la escena gastronómica contemporánea del centro de Brooklyn. Como parte de un proyecto llamado “Comidas como memoria colectiva”, El personal y los consultores de Weeksville, incluido el cocreador del proyecto Maya Meredith, han entrevistado a docenas de propietarios de restaurantes Black locales, con el objetivo de crear un “archivo vivo” ”De comida en un Brooklyn cambiante. La idea es que los restaurantes locales, propiedad de negros, sean los herederos del legado de Weeksville, y sus esfuerzos merecen documentación y apoyo.

Jamila McGill and Alfonso Wright of Brooklyn Tea. Jamila McGill y Alfonso Wright de Brooklyn Tea. Reina Gattuso para Gastro Obscura
En una fría tarde de enero, la niebla gotea de las ventanas de Brooklyn Tea, uno de los restaurantes presentados en el proyecto Weeksville. El pequeño café Bedford-Stuyvesant está lleno de visitantes que beben té en una conversación profunda; en la pared se enumeran avisos sobre un próximo club de música hip hop y jazz y una degustación de té sudafricana. En los últimos años, han aparecido nuevos cafés relucientes en Bed-Stuy tan rápidos y gruesos como el kudzu. “Antes no había cafeterías en esta área, solo porque eso no era algo que las familias negras de clase media hicieran”, dice Mondésir. Pero los cafés se han vuelto tan comunes en vecindarios como Bed-Stuy que su estética minimalista y sus lattes de seis dólares son un cliché de gentrificación.

Sin embargo, a diferencia de muchos cafés de la zona, Brooklyn Tea es propiedad de Black. Eso a menudo sorprende a los visitantes por primera vez, dice Alfonso Wright, quien, junto con Jamila McGill, fundó el negocio en 2019. Las tiendas de té propiedad de negros son raras; Wright solo puede pensar en otro en la ciudad. Pero el té, que se originó en China y se extendió a través de siglos de colonialismo británico a menudo brutal , es una bebida global. “No importa a qué país vayas, hay una tienda de té o una cafetería”, dice Wright. Su amor por el té comenzó en su hogar jamaicano-estadounidense, donde, a los tres años, aprendió a preparar la bebida para su madre. Es parte de una tradición que surgió de las raíces coloniales mixtas indígenas, africanas, del sur de Asia y británicas del Caribe.

Chef Cheryl Smith stands with the Weeksville-inspired menu she created for the Meals as Collective Memory Community Dinner, May 2019. La chef Cheryl Smith destaca con el menú inspirado en Weeksville que creó para las comidas como la cena comunitaria de memoria colectiva, mayo de 2019. Dom Sindayiganza, cortesía de Weeksville Heritage Center
Cheryl Smith, otra restauradora presentada en el proyecto Weeksville, recurrió a las raíces familiares y la diversidad culinaria de Brooklyn para elaborar el menú de su restaurante Prospect Heights, Cheryl’s Global Soul. Smith creció en una familia jamaicana-estadounidense, cocinando con su madre y productos frescos del patio trasero de la familia en Connecticut. “Recuerdo haber salido con un salero y comer sus pepinos y tomates”, dice Smith. Cuando llegó a Brooklyn, la diversidad de personas y sabores “simplemente se sentía bien”. Ella recurrió a su entrenamiento culinario y la creatividad de los cocineros caseros a su alrededor para elaborar un estilo de cocina que ella llama “alma global”.

En mayo de 2019, Smith recurrió a este doble amor por la cocina casera y los productos del Atlántico medio para recrear un menú de Weeksville de principios de siglo para una cena comunitaria en el Heritage Center. Los residentes de Weeksville, dice ella, habrían cultivado verduras de traspatio al igual que su madre, comiendo los jugosos y jugosos productos de verano y enlatando el resto para el invierno. “Se parecía más a la cocina de hogar”, dice ella. El menú de Smith en Weeksville incluía guisantes de ojo negro, pan de maíz, ensalada de repollo y ensalada de tomate.

Obden Mondésir at Ujamaa: Black Entrepreneur Workshop, held with Black-Owned Brooklyn in connection with the oral history project, May 2019. Obden Mondésir en Ujamaa: Black Entrepreneur Workshop, celebrado con Black-Owned Brooklyn en relación con el proyecto de historia oral, mayo de 2019. Dom Sindayiganza, cortesía del Weeksville Heritage Center [ 19459015] Al documentar las conexiones entre el pasado y el presente, el personal de Weeksville espera preservar la “memoria colectiva” de los vecindarios que se gentrifican rápidamente. Por supuesto, los restauradores en el centro de Brooklyn contemporáneo enfrentan desafíos diferentes que los residentes de Weeksville. En lugar de cultivar productos para su propio consumo o para vender en los mercados de Manhattan, venden cocina en comunidades mixtas, incluso a los recién llegados no negros de mayores ingresos. Las historias orales curadas por Mondésir incluyen opiniones encontradas sobre la gentrificación. Algunos restauradores aprecian la afluencia de nuevos clientes potenciales. A otros les preocupa que al atender a una clientela de mayores ingresos, estén contribuyendo al problema del desplazamiento.

Para Mondésir, el debate se capta mejor en un medio poco probable: Instagram. Los establecimientos en los barrios gentrificados de Brooklyn tienden a tener una estética de hipness genérica, que incluye luces de Edison, ladrillos a la vista y cafeteras adornadas como máquinas de vapor. Para algunos restauradores, un aspecto amigable con Instagram ayuda a garantizar el rumor generado por la comunidad que tanto se necesita. “Es democrático”, dijo Wright en una entrevista con Mondésir . Pero una estética elegante también puede indicar la mercantilización de los alimentos locales con exclusión de las personas que los crearon. Después de todo, la mayoría de los Brooklynitas de clase trabajadora difícilmente pueden pagar el alquiler , y mucho menos un brunch de $ 25. Y un vecindario de almuerzos de $ 25 puede convertirse rápidamente en demasiado caro para establecimientos de larga data.

Idris Conry of Abu’s Bakery has been selling bean pies out of his storefront by the Masjid At-Taqwa since 2000. Idris Conry de Abu’s Bakery ha estado vendiendo pasteles de frijoles de su tienda por el Masjid At-Taqwa desde 2000. Reina Gattuso para Gastro Obscura [ 19459001] La panadería de Abu en Bedford-Stuyvesant es un restaurante que se ha quedado. Ha ocupado una pequeña tienda en la calle Fulton, propiedad de la mezquita At-Taqwa, durante 20 años. En un frío lunes por la tarde, ráfagas de aire helado atraviesan la tienda con olor a azúcar cuando los visitantes entran desde la mezquita de al lado. Idris Conry, el fundador de la panadería, los saluda.

Conry nació en 1952, en Greene Avenue en Bedford-Stuyvesant. Abrió la panadería, que ahora es propiedad de su hijo, en 2000. Cuando era adolescente, una de las primeras cosas que horneó fue una receta de pastel de manzana incluida en el programa del combate de boxeo de Muhammad Ali-Joe Frazier de 1974. “Tarta de manzana a la Ali”, dice Conry con una sonrisa.

Hoy, Abu’s Bakery es famoso por otra creación de la Nación del Islam: el pastel de frijoles blancos. Custardy en el fondo con una parte superior de azúcar quemada, el pastel de frijoles surgió del impulso de la Nación del Islam para elaborar una cocina negra que no estaba asociada con el sur de Estados Unidos y la esclavitud . Se ha denominado la única comida musulmana inventada en los Estados Unidos . Durante años, miembros de la nación vestidos de pajarita vendieron pasteles de frijoles en las calles de Brooklyn y Harlem.

Ahora, Abu es uno de los últimos y mejores para llevar el pastel. Una institución vecina, se ha presentado en todas partes desde The New York Times hasta Slate . Pero al principio, dice Conry, se encontró atrasado en el alquiler. La panadería sobrevivió a esos períodos de escasez en parte porque la mezquita, a la que Conry ha asistido durante décadas, era su propietario. “De lo contrario, no habríamos llegado tan lejos”, dice Conry.

Chef Cheryl Smith’s Weeksville-inspired menu showcased mid-Atlantic produce, just like that grown in her childhood home’s backyard. El menú inspirado en el chef Cheryl Smith de Weeksville exhibía productos del Atlántico medio, como el que se cultiva en el patio de su casa de la infancia. Dom Sindayiganza, cortesía del Weeksville Heritage Center
La relación de Conry con la mezquita demuestra algo que los residentes de Weeksville ya sabían: la propiedad es poder. La historia de Weeksville comenzó en 1832, cuando William Thomas, un deshollinador negro, compró 30 acres de tierra en las colinas de lo que ahora es Crown Heights. Mientras que el 27 por ciento de los hogares negros de Nueva York de hoy poseen propiedades, esto permanece muy por debajo de la tasa de familias blancas. Mientras tanto, la gentrificación continúa despojando a muchos Brooklynitas negros propietarios de propiedades. En este contexto, el apoyo de la comunidad puede significar la diferencia entre una empresa próspera y una tienda cerrada. Mondésir dice que, como Conry, varios de los propietarios de restaurantes que entrevistó pudieron iniciar negocios porque tenían una conexión personal con un propietario.

Tendemos a pensar en la autodeterminación como el derecho a no estar atado a los demás. Pero las historias de los restauradores en el proyecto, y la de Weeksville, nos muestran que la autodeterminación también puede provenir de la interdependencia, de la comunidad, de lo que los teóricos de la gentrificación, incluido el personal de Weeksville, llaman “el derecho cultural a quedarse poner. ” Los historiadores redescubrieron Weeksville desde el aire. Pero el legado de la aldea se ve mejor en el terreno. Casi 200 años después de que los residentes de Weeksville plantaron sus primeras semillas, su visión de una comunidad negra construida por y para su gente se ha mantenido arraigada en el suelo de Brooklyn.

Gastro Obscura cubre la comida y bebida más maravillosa del mundo. Regístrese en nuestro correo electrónico, entregado dos veces por semana .