La granja Stott Hall en Ripponden, Inglaterra

Si conduces por la autopista M62, en la frontera entre Lancashire y Yorkshire, entre los cruces 22 y 23, serás recibido con una vista inusual: una granja en el medio de la autopista, rodeada por caminos de varios carriles a ambos lados. Cuando se construyó la M62 en los páramos sobre Huddersfield a finales de los años 60, los ingenieros bifurcaron la carretera para evitar la granja centenaria, conocida como Stott Hall Farm.
La granja Stott Hall en Ripponden, Inglaterra

Si conduces por la autopista M62, en la frontera entre Lancashire y Yorkshire, entre los cruces 22 y 23, serás recibido con una vista inusual: una granja en el medio de la autopista, rodeada por caminos de varios carriles a ambos lados.

Cuando se construyó la M62 en los páramos sobre Huddersfield a finales de los años 60, los ingenieros bifurcaron la carretera para evitar la granja centenaria, conocida como Stott Hall Farm. Con millones de automovilistas pasando por allí, se convirtió rápidamente en una curiosidad local y en una fuente de intriga - un comentarista de radio la apodó “Pequeña casa en la pradera”. Una historia común es que el anterior propietario, Ken Wild, se negó obstinadamente a vender su tierra. De hecho, los ingenieros desviaron la carretera debido a una falla geológica debajo de la granja.

Me pregunto cómo entran y salen los propietarios. Los granjeros tienen acceso privado a través de un paso subterráneo. La granja también tiene vallas para mantener el ganado, árboles estratégicamente colocados para ofrecer algo de privacidad, y ventanas de triple cristal para mantener el ruido a un zumbido dentro de la casa. Y aunque está rodeada de autopistas, la granja se ha sumado a iniciativas ambientales y de sostenibilidad, como proporcionar un hábitat para especies de aves clave y restaurar la turba para encerrar el carbono y ayudar a luchar contra el cambio climático.