Encontrado: El naufragio de un barco que transportaba esclavos mayas de México a Cuba

This slave trade is well known to historians, but this is the first known wreck from it.

El 19 de septiembre de 1861, un barco de vapor se incendió y se hundió en el Golfo de México, a dos millas náuticas de la ciudad portuaria de Sisal, en Yucatán. Hubo docenas de bajas confirmadas, tanto de pasajeros como de tripulación. Pero es probable que nunca se sepa el número total de muertos, porque los indígenas mayas esclavizados que se encontraban en el barco nunca fueron contados en primer lugar, simplemente figuraban como carga.

Los arqueólogos de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS) de México anunciaron recientemente que habían identificado los restos submarinos de este barco, La Unión. Entre 1855 y 1861, el barco con base en La Habana trajo, en promedio, de 25 a 30 mayas esclavizados de México a Cuba cada mes. Los esclavos eran vendidos a su llegada a La Habana.

El naufragio fue encontrado por primera vez en 2017, después de que los investigadores encontraran un documento de 1861 en el archivo del estado de Yucatán que describía el incendio y el lugar aproximado donde ocurrió. Los pescadores locales, que habían oído hablar del naufragio en relatos orales, también ayudaron a orientar a los investigadores hacia la zona de búsqueda. En homenaje a uno de estos pescadores, los investigadores nombraron temporalmente el naufragio “Adalio”, en honor a su abuelo. Aunque estaba claro que el equipo tenía algo importante entre manos, se necesitaron tres años de investigación interdisciplinaria para confirmar que “Adalio” era, de hecho, La Unión. Ahora es la primera nave descubierta que se sabe que transportaba esclavos mayas.

No other ships that carried enslaved Maya people have been previously found.

No se ha encontrado ninguna otra nave que llevara esclavos mayas. Cortesía de Helena Barba Meinecke, SAS

Helena Barba Meinecke, directora de la división de la Península de Yucatán del SAS, describió el proceso de investigación de su equipo en un correo electrónico. Una pista clave de que “Adalio” podría ser realmente La Unión era que sus componentes tecnológicos y esqueléticos -la máquina de propulsión, la caldera, los ejes, las ruedas de palas y la chimenea- se remontaban a la primera era de la tecnología de los barcos de vapor (1837-1860), y La Unión comenzó a funcionar en 1855. Además, los arqueólogos encontraron que las calderas del barco habían explotado y que su madera había sido dañada por el fuego. Tal vez lo más importante es que la ubicación del naufragio coincidió con lo que se informó en los relatos y la documentación contemporánea. Sin embargo, el hallazgo más importante fue la cubertería de latón utilizada por los pasajeros de primera clase de La Unión, que no sabían que había esclavos a bordo. La cubertería también estaba marcada con el nombre de la compañía naviera propietaria de La Unión.

La esclavitud de la población indígena de México comenzó durante la llamada Guerra de Castas de Yucatán, un largo conflicto que duró desde 1847 hasta 1901. Prometieron, y luego negaron, la desgravación fiscal a cambio del servicio militar, ya que vieron crecer las propiedades privadas en las antiguas tierras públicas. Las comunidades mayas de la Península de Yucatán se rebelaron contra el gobierno de México, de ascendencia europea, y sufrieron enormes bajas en el proceso. Según la Universidad de Carolina del Norte, la combinación de muerte y deserción redujo la población de la península a la mitad en pocos años, en 1850. En un brutal decreto de 1848, escribe Meinecke, el gobernador de Yucatán ordenó la expulsión de todos los mayas capturados en combate. Serían deportados a Cuba, todavía colonia española en ese momento, para trabajar en las plantaciones de caña de azúcar de la isla. Para estos funcionarios era irrelevante que México hubiera abolido oficialmente la esclavitud en 1829.

The rise of private haciendas, like this one on the outskirts of Mérida, throughout the Yucatán contributed to the Caste War.

El auge de las haciendas privadas, como ésta en las afueras de Mérida, en todo Yucatán contribuyó a la Guerra de Castas. Wikimedia/Inri/CC POR 1.0

De hecho, una táctica ilegal utilizada durante la Guerra de Castas fue el despliegue de enganchadores. Enviados con documentos fraudulentos a las comunidades mayas asoladas por la violencia, estos secuestradores hicieron creer a la gente que se establecerían en tierras cubanas deshabitadas y vivirían como agricultores, aunque su verdadero destino era una vida de esclavitud. En fecha tan tardía como el 30 de octubre de 1860, La Unión fue en realidad capturada en el mar llevando a 29 mayas esclavizados, incluidos niños de tan sólo siete años de edad. Sin embargo, ni siquiera esto logró detener el comercio. No fue hasta el incendio de septiembre de 1861, cuatro meses después de que el Presidente Benio Juárez emitiera un decreto contra nuevos secuestros, que la represión del gobierno fue suficiente para evitar las deportaciones, aunque la violencia continuara en México durante décadas.

Como otros investigadores de la esclavitud, Meinecke señala una gran brecha en el por lo demás rico registro histórico: En la mayoría de los casos, las identidades de los que fueron esclavizados permanecen desconocidas. Al mismo tiempo, escribe, se han identificado descendientes de mayas en varios lugares de Cuba, incluyendo La Habana, Camagüey y Pinar del Río, por nombrar algunos lugares. Meinecke tiene la esperanza de que el compromiso continuo con estos descendientes, y el registro de sus historias orales, pueda algún día revelar quiénes fueron sus ancestros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar