¿Qué hará la Ciudad de México con 2.000 huesos de mamut?

El destino de un enorme tesoro de fósiles pende de un hilo.

Durante el último año, la construcción de un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México ha sido la comidilla del mundo de los mamuts. Montones de fósiles comenzaron a aparecer allí en octubre de 2019. “Hay cientos”, dijo el arqueólogo Pedro Sánchez Nava a Phys.org. “Hay demasiados”. Los científicos ahora se sientan junto a los operadores de la retroexcavadora mientras abren nuevos caminos, monitoreando el suelo del antiguo lecho del lago en busca de molares, costillas y colmillos. Mientras la excavación está en curso, los 2.000 huesos desenterrados hasta ahora probablemente constituyan el mayor hallazgo de un mamut en la historia.

Con la operación bajo la supervisión del Ejército Mexicano, el equipo involucrado está bajo un estricto acuerdo de confidencialidad, dejando a los expertos preguntándose hacia dónde se dirigen los huesos. Atlas Obscura pidió a dos veteranos de descubrimientos accidentales de mamuts, Jim Mead y Dick Mol, que describieran tres enfoques principales para la presentación de los mamuts, y una fuente cercana a la excavación ayudó a aclarar parte del misterio.

La primera solución de almacenamiento de mamuts se conoce como preservación in situ, o en el sitio. En 1974, el trabajo de construcción en una colina de trineo de Dakota del Sur reveló un gigantesco tesoro de huesos de mamut. Mead, que ahora es el director de investigación del Sitio de Mamuts en la ciudad de Hot Springs, estuvo allí el primer día de la excavación. “Sabíamos que no podíamos almacenarlos todos”, dice Mead, “y queríamos un enfoque orientado a la educación, por lo que los nuestros están todavía in situ, justo donde los encontramos”. Dejar los huesos a medio exponer permite la exhibición pública mientras se minimiza el riesgo de dañar los restos. El principal inconveniente es que un esqueleto bien presentado podría descansar sobre otros fósiles, como es el caso de un esqueleto de un yacimiento de mamuts llamado “Murray”. “Está colocado como un pez fileteado, y está encima de más mamuts”, dice Mead. “Podemos ver huesos que sobresalen por los lados, pero no voy a quitar a Murray, porque es un despliegue espectacular”.

 

Construction crews are cooperating with expert paleontologists as the site is developed and more bones are uncovered.

Los equipos de construcción están cooperando con expertos paleontólogos a medida que el sitio se desarrolla y se descubren más huesos. RODRIGO ARANGUA / AFP vía Getty Images

Cuando se le preguntó cuál de estos enfoques podría ganar en la Ciudad de México, un paleontólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México, Joaquín Arroyo-Cabrales -un hombre al que Mead llama “Sr. Mammoth, México”- sugirió que se estaba trabajando en un museo. Debido a la naturaleza y el ritmo de la construcción, algunos huesos tendrán que ser dejados en el aeropuerto. “Es un área demasiado grande para excavar completamente”, dice Arroyo-Cabrales. “No podemos excavar todo”. Debido a que las pistas de aterrizaje son peligrosas para las arenas de aprendizaje, el método in situ está fuera de la mesa, y con la fecha de apertura proyectada del aeropuerto a menos de dos años, el trabajo intensivo de remover la tierra alrededor de los esqueletos enterrados tampoco puede llevarse a cabo. Con un hallazgo tan grande, sin embargo, el equipo ya es capaz de ensamblar alrededor de 30 esqueletos completos, y contando.

Mead sabe por experiencia que este tipo de planes no se desarrollan de la noche a la mañana. “Es un gran rompecabezas, todos tenemos que esperar pacientemente”, dice. Mol está de acuerdo: “Si lo haces de forma precisa, llevará años”. Cuando el museo abra, la buena noticia es que estará a un corto viaje de un nuevo aeropuerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar