El material sólido más antiguo en la Tierra es más antiguo que el Sistema Solar

El material sólido más antiguo de la Tierra acaba de ser identificado, y es anterior al Sistema Solar en sí por al menos unos cientos de millones de años. Este estudio se publicó en PNAS.

Esto es acorde a una nueva investigación, los diminutos granos microscópicos de polvo microscópico se forjaron en una estrella distante en algún lugar entre 5 y 7 mil millones de años. En comparación, nuestro Sol tiene solo 4,600 millones de años.

Este material sólido fue transportados a la Tierra en un meteorito.

“Este es uno de los estudios más interesantes en los que he trabajado”, dijo el cosmoquímico Philipp Heck, del Field Museum of Natural History y de la Universidad de Chicago.

“Estos son los materiales sólidos más antiguos jamás encontrados, y nos cuentan cómo se formaron las estrellas en nuestra galaxia”. Si bien en realidad no es raro que los meteoritos contengan granos de material que son anteriores al Sistema Solar, se les llama “granos presolares”.

Estos son raros y difíciles de identificar porque los fragmentos de material son muy pequeños y están profundamente incrustados. Un meteorito que se sabe que contiene granos presolares es el meteorito Murchison. Este es un gran trozo de roca espacial de más de 100 kilogramos que explotó en el cielo sobre Murchison, Australia. Esto sucedió en septiembre de 1969, dispersando sus fragmentos por todo el lugar.

El Field Museum adquirió 52 kilogramos del meteorito Murchison, y ha pasado mucho tiempo estudiándolo.

Tierra
La edad de la Tierra es de 4,543 miles de millones años.
Foto: Getty Images

Heck y su equipo decidieron someter los granos a toda la gama de pruebas. Por lo que, utilizaron microscopía electrónica de barrido, espectrometría de masas de iones secundarios y espectrometría de masas de gases nobles. Esto lo hicieron con el objetivo de buscar los efectos de la exposición a la radiación cósmica, que puede penetrar material sólido como meteoritos y dejar su huella en los granos de carburo de silicio.

“Algunos rayos cósmicos interactúan con la materia y forman nuevos elementos. Y cuanto más se exponen, más se forman esos elementos”, explicó Heck.

“Comparo esto con poner un balde en una tormenta. Suponiendo que la lluvia sea constante, la cantidad de agua que se acumula en el balde te dice cuánto tiempo estuvo expuesto”.

Cuarenta granos presolares de carburo de silicio los revisaron ​​por rastros de los elementos particulares en cuestión – helio-3 y neón-21. Esto reveló las edades de los granos.

Algunos eran bastante viejos, más de 5,500 millones de años, pero la mayoría de ellos eran más jóvenes, entre 4.6 y 4,900 millones de años.

meteorito Murchison
Una imagen del meteorito Murchison.
Foto: Basilicofresco

Esta gran cantidad de granos más jóvenes fue inesperada, revelando una sorpresa sobre la historia de la galaxia de la Vía Láctea.

“Nuestra hipótesis es que la mayoría de esos granos, que tienen entre 4.9 y 4.6 mil millones de años, se formaron en un episodio de formación estelar mejorada”, dijo Heck.

“Hubo un tiempo antes del inicio del Sistema Solar cuando se formaron más estrellas de lo normal”. Este período de formación estelar habría sido hace unos 7 mil millones de años, según los hallazgos del equipo.

A medida que las estrellas alcanzaron etapas avanzadas de su evolución, los granos se habrían condensado en flujos de salida y volado hacia el espacio, para luego ser absorbidos e incorporados en lo que se convertiría en el meteorito de Murchison.

“Gracias a este material sólido, ahora tenemos evidencia directa de un período de formación estelar mejorada en nuestra galaxia hace 7 mil millones de años con muestras de meteoritos. Este es uno de los hallazgos clave de nuestro estudio”.

NO TE PIERDAS: Científicos confirman el descubrimiento de un mineral nunca antes visto

La NASA detecta una explosión magnética nunca antes vista en el Sol

La NASA ha detectado agua en el asteroide Bennu

asteroide
Los asteroides tienen formas irregulares.
Foto: Getty Images

Este artículo es una recopilación de material publicado previamente por Science AlertPNAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar