Madron Well en Madron, Inglaterra

La leyenda de Cornualles es, bueno, legendaria. Atraviesa la cultura de Cornualles como el estaño en su tierra, y el misterio espera en cada esquina.

A menos de una milla al sureste de Lanyon Quoit se encuentra Madron Well, donde el agua que burbujea de un manantial subterráneo tiene fama de tener poderes curativos. Si bien la primavera en sí no es fácil de ver, está marcada por un árbol de deseos cercano adornado con tiras coloridas de material conocido como clooties y elementos más oscuros como juguetes o formas de madera (piense en una versión colorida de Bruja).

Muchas religiones precristianas veneran pozos y manantiales como sitios sagrados. Aquí, a la sombra del árbol del clootie, la costumbre pagana dicta que, una vez que se haya completado el ritual, el clootie colocado por el peregrino se desintegrará, al igual que la enfermedad o la discapacidad.

Alrededor de 100 yardas del pozo hay una estructura rectangular de altura de cofre abierta a los elementos y cubierta de musgo y vegetación. A un lado hay un estrado de piedra que es reconocible como un altar y regala el propósito de esta estructura como capilla. La estructura actual fue construida en el siglo XII sobre un antiguo sitio pagano y lleva el nombre, como el pueblo cercano, del ermitaño de Cornualles Madron, que se convirtió en el santo patrón de las curas y la protección contra el dolor. La capilla se convirtió en un baptisterio, y el pozo cercano suministró el agua necesaria a través de una leat o vía fluvial artificial. La entrada orientada al norte de la capilla es inusual en la creencia cristiana, ya que se considera la puerta del diablo.

Para los más curiosos, hay un segundo pozo más indistinto a media milla a través de un campo fangoso desde la capilla. Este es el pozo original, donde abundan muchas leyendas, incluida una sobre un paralítico local llamado John Trelille, quien, en el siglo XII, se bañó tres veces en el pozo, después de pasar la noche en un montículo cercano llamado la cama de St Madron. Al final del ritual, se curó de la parálisis. El obispo de Exeter verificó su recuperación milagrosa, y la publicidad resultante atrajo a los peregrinos a lo largo de la época medieval.

Las mujeres solteras también visitarían el sitio y colocarían un crucifijo de paja sobre la superficie del agua del pozo. La cantidad de burbujas que suben a la superficie indicaría la cantidad de años que faltan para casarse. Se dijo que esta ceremonia se detuvo en el siglo XIX.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te pueden interesar